Madres que corren con lobos. Lactancia artificial

Autor Domingo, octubre 5, 2014 4 Permalink 0

Respeto-lactancia-artificial

Lo peor que puede ocurrirle al hombre es llegar a pensar mal de sí mismo.Goethe

 

¡¡No puedo más!! Me siento culpable por no aguantar las grietas, el agotamiento, la mastitis. He tenido que recurrir al biberón. Y encima ahora vosotras me decís que debería haber pedido ayuda. ¿Creéis que no lo he hecho?

El médico de cabecera me dijo que lo dejara. Encima mi suegra  y  hasta mi hermana creen que debería haber  esperado. Que injusto. Cada vez que me ven con el biberón en la mano me miran mal. Lo sé. Como si  fuera una mala madre por no dar el pecho.

Escuche esta conversación hace unos días en una cafetería.  Me conmovió oír la voz rota de esa madre a punto de llorar con su hijo en brazos, soportando  el aguacero de frases bien intencionadas de otras dos madres que allí estaban.

Por un momento me vi como ellas y lo lamenté.  Pienso en las veces que he presionado hasta la saciedad, abrumándolas de información y consejos a esas mujeres que me dijeron que no iban a amamantar. Reconozco mi torpeza y ese desacierto de palabras hipnóticas que cordialmente  lanzaba sobre las madres. Un dulce vaivén de frases que a la larga solo eran cantos de sirena.

Lactancia Materna y la extracción poderosa. En el camino

Autor Miércoles, junio 25, 2014 3 Permalink 0

 

 Extracción-leche-materna

               ” Tú eres un genio, siempre.”

                                    Jack Kerouac

Uno de los deseos más anhelados y quizás el más escondido de una gestante sea disponer de suficiente leche para alimentar a su hijo. Aquí te presento una técnica para ahuyentar el fantasma de la temida hipogalactia o escasa producción láctea.

Inma Marcos, matrona y asesora de lactancia materna de ALBA, ha recibido el primer premio en el XI congreso de FEDALMA (Federación Española de Asociaciones pro Lactancia Materna) que tuvo lugar en junio de este año, por su excelente trabajo sobre la extracción poderosa.

Catherine Watson Genna, consultora de lactancia en la ciudad de Nueva York desarrolló la técnica denominada “extracción poderosa” que consiste en estimular la producción mediante un sacaleches durante diez minutos a intervalos de 45/60 minutos. Esta extracción debe hacerse al menos durante 24 horas, con un descanso nocturno no superior a 4 horas.

Basándose en los trabajos de esta autora, Inma replicó el estudio con el objetivo de demostrar que la estimulación intensiva o “extracción poderosa” con sacaleches produce frecuentes picos de prolactina que disparan la eficacia de las glándulas mamarias y aumentan rápidamente la producción de prolactina.

Entre los casos figuraban bebés que habían hecho relactación, bebés con escasa ganancia de peso y un bebé prematuro.

Los resultados confirmaron lo que ya sabíamos; el pecho materno todo un prodigio de la naturaleza. Sucede a veces que la técnica  más sencilla es la más capaz y segura.

Aquí te dejo el enlace del artículo publicado por ALBA y unas sugerencias por si te animas a ponerlo en marcha:

  • Busca apoyos sociales, los necesitaras.
  • Es importante que estés relajada cuando realices la extracción porque facilita la producción de oxitocina, la hormona que facilita la expulsión de la leche.
  • Acompañate de una foto o vídeo de tu bebé. Recuerda que el cerebro es muy poderoso.
  • Concéntrate en la tarea que estás realizando y visualízate amamantado.
  • Únete a algún grupo de lactancia que te asesore, apoye y aclare tus dudas.
  • Confía en ti y en la sabiduría de tu cuerpo.

Inma concluye que la extracción poderosa es tan eficaz que si no funciona hay que sospechar una hipogalactia verdadera. En resumen un buen trabajo .Enhorabuena compañera.

http://albalactanciamaterna.org/general/inma-marcos-recibe-un-premio-por-su-investigacion-sobre-la-extraccion-poderosa/

http://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-2-como-superar-dificultades/como-relactar-o-inducir-una-lactancia/

http://www.aeped.es/foros/dudas-sobre-lactancia-materna-padres/relactacion-0

Sola ante el peligro. La lactancia en casa, primeros días

Autor Lunes, mayo 19, 2014 6 Permalink 0

Los primeros días de lactancia. Lactancia materna, primeros días en casa

¿Por favor no podrían dejarme aquí, un par de días más? Pregunta Teresa,  madre primeriza, asustada al saber que le darán el alta. ─Sólo ha pasado un día, ¡un día!

Y es que tras el parto, la madre se halla flotando en una nube, una nube de algodón de mil colores, donde alguien le informa, le indica como colocarse el niño al pecho, le muestran como debe ser el agarre y sobre todo, ante la más mínima duda con solo tocar un botón, acudirán en su ayuda.

Lo que más teme Teresa es el inicio de la lactancia. En su entorno, revolotean ejemplos de fracasos: mastitis, grietas, pezones invertidos y otros avatares. Tiene miedo. Ha leído tanto y sabe tan poco. Sonríe ante las preguntas de su pareja: frecuencia de las tomas, duración, posturas para expulsión de eructos y cosas parecidas.

El padre levanta las cejas y cruzas los brazos, escéptico ante mi respuesta de la lactancia a demanda. Una anárquica alimentación que desentona con sus creencias, nuestras creencias, mecánicas, rígidas, agarrotadas. Lo sé, inclusive la palabra demanda desconcierta. Es una respuesta abierta como un mar y ellos en ese momento, buscan una playa.

¿Quién me ayudara? Pregunta. Si la leche no me sube ¿qué hago? ¿Cómo sabré que mi leche es buena? ¿Cuándo se produce la subida de la leche? Y si se duerme mamando, ¿lo dejo dormir, lo despierto?

Se acaba de publicar  un artículo sobre el retraso en la subida de la leche de hasta tres días, relacionado con la administración de  analgesia  en el parto. Son factores a tener en cuenta a la hora de aconsejar e informar a la madre.

http://lactationmatters.org/2014/05/15/new-research-direct-correlation-between-labor-pain-medications-and-breastfeeding/

Le cuento lo que se va a encontrar en esos primeros días. Para que no se desconcierte ante la tristeza imprevista, el desasosiego pasajero, el cansancio extremo o la tibia inseguridad. Le alivia escuchar que por esa situación han pasado, pasan y pasaran todas las madres del mundo.

Le remito a un grupo de lactancia local. Le insisto que cuente con su pareja, él es su mayor apoyo y aliado. Y sobre todo, que busque a otras mujeres, otras madres lactantes y se pegue a ellas.

¿Dónde encuentro a esas madres? En la consulta del pediatra, por ejemplo, respondo, entabla amistad con madres que lacten, pregunta, no temas parecer novata. Aparca la timidez en casa. Es mejor que sentirse aislada, perdida, desorientada.

Me despido diciéndole que es posible que sienta que está sola ante el peligro, es solo un espejismo como en el cine. Porque lo esencial es la ilusión y las ganas que Teresa tiene de hacer las cosas bien, solo con eso, ya es bastante.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=zp4X_sR6D-s&w=420&h=315]

Amamantar con prótesis de silicona. El mundo de Sofïa

Autor Lunes, abril 21, 2014 2 Permalink 0

 

ec11_seno

“Lo único que existe es lo que nosotros percibimos”, Jostein Gaarder

Era mi última semana como alumna de matrona. En el parto, nada más salir su hijo, su primer hijo, ella rechazó que se lo pusiera encima. Creo que se molestó. No lo esperaba. Le hablé de las ventajas del piel con piel, de la necesidad del bebé de tocarla a ella y… nada. Parecía no escuchar. Tenía la mano cogida de su esposo y la mirada en el techo. Dijo que olía a sudor, que estaba agotada, que después, cuando se duchara, que necesitaba descansar. Siguió hablando pero yo  no escuché. Tomé al pequeño Marcos y lo puse en la cuna. Después, cuando estuviera más tranquila en la habitación, le hablaría. Sí, pensaba hablarle de la lactancia materna, del colecho y esas cosas; entonces escuché que pedía un biberón.  No iba a darle el pecho. El marido carraspeó. Yo sujetaba la placenta mientras salía. Solo se  oía el llanto del bebé. Tenía el pelo rubio, igual que su madre y hacía calor, mucho calor.

En la puerta, una matrona se asoma preguntando:

–Sofía, ¿necesitas algo?

–Todo va bien –dije yo, creo que sonriendo bajo la mascarilla–. Sí, todo iba bien.

¿Por qué no iba a darle el pecho? Dejé la pregunta en mis labios y terminé. Media hora después volvía a verla en la habitación. Una luz mortecina se deslizaba por el gran ventanal. Pronto sería de noche. El bebé en la cuna, el marido sentado en un sillón  y ella hablando con el móvil. Una imagen triste. Por suerte, el padre accedió a coger en brazos a su hijo Marcos. Ella siguió hablando. Me acerqué al padre y le conté la retahíla de cosas que iba a contar a la madre. El bebé miraba embobado a su padre con los ojos abiertos, como un sol.

Ella dejo el móvil y volvió a pedir un biberón. Llevaba prótesis mamarias, eso era todo. ¿Cuántas veces le dije que podría amamantar? Quizás me pasé. Bueno, debía de hacerlo.

Ella no va dar lactancia materna porque lleva prótesis.  Sabe que puede amamantar, pero no quiere correr riesgos. Le he dado la web de la asociación española de pediatría, y nada. También le he hablado de las ventajas, inmensas como el cielo, de la leche materna.  Hasta me he puesto poética. ¿Cuál es el problema?, que se gastó mucho dinero en ellas y no está dispuesta a tirarlo por la borda si algo sale mal. Ella hablaba de romperse, de que se desplazaran…; cosas de esas.

Qué pena, ¿no? El respeto a las decisiones de las mujeres por encima de todo, lo sé, ya lo he escuchado; pero ¿y el bebé? Antes de irse me ha dicho que la leche artificial es muy completa también, y que para ella es la mejor. Ya, he contestado, esa frase la sé de memoria; puede que la lactancia sea una buena opción para ti, pero no es la mejor para tu bebé.

He salido de allí molesta, con una tibia sensación de derrota y he llevado su deseado biberón. El padre temblaba intentando meterle la tetina en la boca al bebé. Al final lo logra y sonríe satisfecho como si fuera el mayor logro de su vida. Ella lo anima y lo felicita.

Dejo la historia sobre la mesa, junto al ordenador.  Sigo pensando que debía insistir. Pero no. He aprendido la lección. Si la madre dice no, es no y punto. ¿De qué sirven las palabras  hilvanadas con datos, evidencias, referencias, si todas caen al suelo, una tras otra? No me doy por vencida y regreso con enlaces de web sobre prótesis mamaria y lactancia, le imprimo esta fotografía y en un último intento le pido que al menos, cuando dé el biberón a su hijo, lo haga en contacto piel con piel. Dar el biberón como si fuera el pecho. El padre dobla el folio con la información mientras la  joven madre sonríe, asiente con la cabeza y  mira a su hijo Marcos acostado junto a ella.

http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/informacion-madres-lactantes-acerca-los-implantes-mamarios-empre

http://www.asociacionsina.org/2012/02/08/protesis-pip-y-lactancia-materna-por-carlos-gonzalez-y-rocio-martin-gil-parra

 

 

Paginas útiles

Autor Lunes, octubre 14, 2013 0 Permalink 0

Os presento una información que puede resultar muy útil  a nivel profesional o personal. 

E-LACTANCIA.ORG

http://www.e-lactancia.org/

paracetamol

Paracetamol y lactancia

    Una de las mejores Web de lactancia materna. Creada en 2003 por el servicio de Peditría del Dr. Paricio en el Hospital Marina Alta, Denia ( Alicante). Este  hospital tiene el honor de contar con la acreditación de HOSPITAL  AMIGO DE LOS NIÑOS (IHAN) OMS/UNICEF. Su página está en español e Inglés.

  • Es una web muy práctica para consultar sobre compatibilidad de la lactancia con medicamentos y otros productos. Así cómo bibliografía relacionada con el tema. Ofrece un desplegable con una información muy completa: producto, riesgo de lactancia, alternativa y comentario.
  • Por ejemplo: accederíamos a la web y en la sección productos pondríamos Paracetamol. Pinchamos y nos muestra esta pantalla con toda la información necesaria.
  • De igual forma se pueden consultar plantas medicinales (manzanilla, poleo, té, anís…) y ver el grado de confianza y seguridad.
  • También cuenta con una dirección de correo  para que enviar dudas o sugerencias que son contestadas en un par de días como máximo.

El servicio de información telefónica sobre teratógenos para profesionales y población en general, se haya alojado en la web del Ministerio de Sanidad. Quería poner la dirección pero algunas de sus páginas están reestructurándose y por ello no he podido mandaros el enlace o el email de contacto.

  1. SERVICIO DE INFORMACIÓN TELEFÓNICO SOBRE TERATÓGENOS EN ESPAÑOL (SITTE)  Dirigido a profesionales de la salud. Informan  sobre fármacos y malformaciones congénitas.

Teléfono: 91 822 24 35

Horario: de 9 a 15 horas, de lunes a viernes.

  1. SERVICIO DE INFORMACIÓN TELEFÓNICO PARA LA EMBARAZADA (SITE) Informan sobre factores de riesgo para el desarrollo prenatal.

Teléfono: 91 822 24 36

Horario: de 9 a 15 horas, de lunes a viernes.

Se puede consultar sobre:

  • Edades de los futuros padres.
  • Profesiones maternas.
  • Contacto con animales domésticos.
  • Consumo de substancias tales como alcohol, tabaco y otras drogas.
  • Información general sobre factores de riesgo y medidas preventivas para defectos congénitos.
  • Pruebas de diagnóstico prenatal.

Se ofrece a:

  • A las parejas que desean planificar un embarazo.
  • A las mujeres embarazadas y sus parejas.
  • A la población general.

Ambas direcciones  funcionan perfectamente y resultan de gran utilidad. Comprobarlo por vosotros mismos, seguro que os gustaran.

Lactar en Público. ¡Cúbrase! Esas cosas se hacen en privado

Autor Lunes, octubre 7, 2013 0 Permalink 0

Lactar-en- público

Lactar en público. Polémica servida. ¿Cuántas veces se han escuchado expresiones de este tipo? Y otras del calibre: Busque un servicio para ello… Ofende a los clientes… Váyase a una zona tranquila y privada… Entre en los espacios adecuados… Este es un lugar público… Un poco de respeto… Es una grosería… Debería hacerlo antes de salir de casa

Cuántas de esas frases afiladas, insensatas, son lanzadas de forma constante a la madre. Estamos en el siglo XXI, en el mundo supercivilizado, mega informatizado, occidental y en ocasiones patético.

En culturas menos desarrolladas, el seno femenino es símbolo de maternidad, esa es su principal función. Si lo precisa, se muestra en el acto de amamantar.

Claro, que aquí es diferente. El pecho es un símbolo erótico, deseable, vendible. La cosa cambia cuando se muestra como contenedor de alimento para un tierno bebé. Resulta curioso o sospechoso que algunas gentes se escandalicen de un trocito de piel y no de los escotes de vértigo a pocos milímetros de la areola de algunas famosas. Es cuestión de centímetros. El tamaño sí importa, la cantidad de piel mostrada es lo relevante. Seguro. Para ello se venden esos pañuelos cubre senos o los gorritos enormes para  bebés que tapen el objeto del escándalo. Increíble.

En EEUU 45 de los 50 estados cuentan con leyes que defienden el derecho de la madre a amantar en público. A nivel internacional, todos los países que firmaron la  Declaración de Innocenti, España también, deberían contar con leyes que protejan a las madres que decidan amamantar, en público o en privado. Pero aquí hay un tremendo vacío legal. Aunque quizás lo menos relevante sea la legalidad.

Ninguna mujer amamanta en público para provocar o levantar pasiones. Lo hace como demanda a la necesidad del hijo. La necesidad vital y básica de alimentarse de todo ser vivo. Ninguna madre desea sentir miradas de condena, sonrisas veladas  o escuchar palabras de reproche como si fueran indeseables. De hecho muchas de ellas reclaman lugares acogedores, tranquilos, limpios, relajantes para ello y no encerrarlas en un aseo como si fueran….

En el inconsciente colectivo está grabada todavía la imagen de las clases sociales más pobres lactando en público. Las asociaciones son inevitables. Esa imagen forma parte de un pasado, en blanco y negro, desfasado y retrogrado que se desea olvidar. Aún quedan muchos años para considerar ciertas conductas, socialmente criticables, como actos inteligentes, naturales y aceptables.

¿Qué se puede hacer mientras? Felicitar a aquellas madres valientes que anteponen la necesidad de su hijo a los convencionalismos sociales. Y si a pesar de las telas cobertoras, las posturas cara a la pared, la incomodidad del momento y otros inconvenientes, siguieran molestándola, la Liga de la leche recomienda:

  • Ignorar los comentarios
  • Utilizar el humor para desviar la atención
  • Reconocer la incomodidad de los otros y hacerles saber que pronto se acabará
  • Evitar confrontaciones innecesarias y preocuparse sólo por el bebé.

“El humorismo no es más que una lógica sutil”  Tristan Bernard

http://www.laligadelaleche.es/lactancia_materna/index.htm

Lactar o no Lactar. Esa es la cuestión

Autor Domingo, septiembre 15, 2013 14 No tags Permalink 0

 Dudas Lactancia artificial, materna, naturalDar el pecho o no darlo  

Algunos días, cuando salgo de una habitación tras hablar con la futura madre, tengo la sensación de hallarme dentro de un escenario. En mitad de una obra de teatro. Cómo si contemplará de cerca a un personaje de la literatura universal haciendo su papel.

─¿Vas a darle el pecho a tu hijo?

─Me gustaría…, pero no sé.

─¿Por qué dices no sé?

─Depende  si tengo leche o no

─Todas las mujeres tienen leche. Lo extraño sería lo contrario.

─A lo mejor no es buena.

─Tú leche es buena, todas las leches de una madre alimentan mejor que las artificiales.

─Bueno, sí… quizás

─La leche materna es el mejor alimento para tu bebé.

─Eso dicen…

─Y tú ¿qué dices?

─No sé…

─Seguro que has pensado en ello durante el embarazo. Dime.

─Si

─Entonces,  ¿Vas a darle el pecho?

─Sí… No. ¡Uf! ¿Tengo que decirlo ahora?

Por supuesto ella no podía decidirlo ahora. Está ampliamente demostrado  que la decisión de lactar se toma en el embarazo. Y esta mujer, desinformada, desconocía todo lo referente a las innumerables ventajas de esta práctica.

Previsible. En la ciudad a la que pertenece su centro de salud, Almería,  las matronas brillan por su ausencia. Entonces, ¿Quién la iba a asesorar?

Los minutos fueron pasando, las horas también. Terminó el parto y  el bebé hizo un agarre espontáneo perfecto, desde el primer momento, ya sabéis: boca bien abierta, labios revertidos (hacia afuera)   lengua debajo del pezón y nariz y barbilla tocando el pecho. ¡De libro!

Una hora después de contemplar ese maravilloso agarre, me llamó:

─Quiero que me dé un biberón.

─Tu hijo está mamando. ¿Para qué lo quieres?

─No tengo leche, el pecho esta vacío.

─Tienes calostro. Si tuvieras leche, leche, serías un bicho raro. Créeme.

─Sí, pero no saca nada.

Conseguí vencer su resistencia, sembrada de si, no, quizás, puede… no más allá del tiempo que tardará en llegar a planta y pedir un biberón.

Hamlet o la eterna duda. La idea de que nada es real a excepción de lo que se halla en la mente de la persona, sigue presente. Convencer a alguien de una decisión errónea en este tema es tarea de titanes. Aun así hay que seguir intentándolo en espera de que  las cosas cambien poco a poco. Quizás si añadimos a las innumerables ventajas conocidas, que la lactancia materna aumenta el nivel intelectual del niño, las madres se animen a llevarlo a cabo. ojalá.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/07/29/psiquiatriainfantil/1375111470.html