Shantala, poesía en el masaje infantil

 

 masaje-para-el-bebe-infantil“Hay que hablar a la piel del pequeño hay que hablarle a su espalda que tiene sed y hambre igual que su vientre. En algunos países, las mujeres saben todavía esto. Aprendieron de sus madres, enseñaron a sus hijas este arte profundo que ayuda al niño a aceptar el mundo y lo hace sonreír a la vida”
Frédérick Leboyer

Hay libros que  nada más verlos te enamoras, sin saber ni como ni porque.  El diseño, los colores, el autor, la fotografía. Un algo etéreo  difícil de definir que te impide apartar la vista, sintiéndote seducida, hechizada.

Este es uno de ellos. Lo compre en Valencia  por los años ochenta  cuando estudiaba matrona.  Lo he recomendado cientos de veces. Nunca me cansaré de aconsejarlo. Una maravilla de libro.

“¿Alimentar al niño? Sí, pero no solamente con leche. Hay que tomarlo en brazos. Hay que acariciarlo, acunarlo. Y masajearlo” F. Leboyer

Escrito en un lenguaje poético, sugerente, describe el masaje que se conoce como Shantala. Una técnica milenaria de origen hindú que proporciona al bebé un bienestar físico y emocional.

El autor cuenta como descubrió esta bendita técnica:

“Conocí a Shantala en Calcuta, la ciudad que hace que los extranjeros temblemos de horror e indignación.
Ahí estaba Shantala, en Pilkana, el poblado mas pobre y sórdido de esta ciudad.
La vi una mañana soleada, en las calles, masajeando a su bebé.
Me paré de un tirón, impresionado por lo que veía: en el medio de la suciedad y la miseria, un espectáculo de belleza pura.
Un diálogo silencioso de amor entre una madre y un bebé.
El entorno horroroso de pronto se desvaneció.
Nada existía mas que la luz de ese amor.
¡Que lección!
Me quedé silencioso y confuso, me sentí como un intruso, observando accidentalmente ese intercambio de amor.”

En su honor bautizó este tipo de masaje  que ha dado la vuelta al mundo.

El libro entero es pura poesía. Sencillez, sabiduría, autenticidad. Un poema visual que acaricia con infinita ternura las palabras sabias y bondadosas de Leboyer

Os lo recomiendo para vosotros y para todos aquellos que realmente apreciéis. Es uno de los mejores regalos que podéis hacer. De paso, feliz verano.

“Los cinco sentidos del bebé son uno sólo,
todos ellos son inicialmente una extensión de su piel.
Son los dedos del cerebro,
sintiendo, explorando el mundo exterior…
y todo comienza con el tacto.

Ser tocado y acariciado,
ser masajeado,
es alimento para el bebé.
Alimento tan necesario como los minerales, vitaminas y proteínas.
Carente de este alimento,
que es también llamado amor,
los bebés morirían,
y a veces lo hacen”

F. Leboyer

 

El libro de las Madres. Laura Freixas

Autor Lunes, febrero 8, 2016 0 No tags Permalink 0

 

Las-madres-libro

Cuando me quedé embarazada, esa impresión de destierro, de abandonar el terreno en el que había jugado hasta entonces, esa sensación que en el ámbito laboral me resultaba agridulce, también la tuve (y ahí de dulce no tuvo nada) en otro terreno: la lectura. Las emociones que en mi cuerpo y en mi alma despertó el primer beso venían precedidas de una larga elaboración literaria. Las suscitadas por el embarazo, el parto, el tener entre los brazos por primera vez a mi hija recién nacida…, de todo eso, la literatura no me había dicho nada… Y ese silencio me resultaba escandaloso. Desde entonces me he interesado por rastrear, en la literatura, la figura de la madre.

Así comienza el prólogo del “El libro de las madres”

Encontré esté libro igual que se encuentran esos pequeños tesoros, de forma inesperada, como esa concha hallada en la playa que te llevas a casa como algo muy especial. Me encantó. Me sedujo desde la introducción que hace la autora hasta la selección de imágenes y textos que en él aparecen. Me sorprendió gratamente. Los textos seleccionados son una maravilla, un encaje literario que te llega directamente al alma.

Una antología de fragmentos  literarios, reales y ficticios, escritos por hombres y mujeres, que repasa las diferentes etapas de la mujer desde que se queda embarazada hasta el comienzo del parto.

Conforme iba leyendo hacía mía las palabras de Laura, sus reflexiones, sus descubrimientos,  como un espejo que te devuelve ese sentimiento que un día tuve y al que no atinaba a ponerle voz. De pronto, lo encontré allí entre líneas, igual que una noche levantas la mirada al cielo y te encuentras una estrella fugaz que ilumina el firmamento. Esa fue la sensación, extraña y sorprendente. Recomiendo encarecidamente esta joya.

Las pinturas seleccionadas van desde Tintoretto, pasando por Picasso hasta E. Munch. Con una edición cuidadísima, una obra de arte, acompañan las diecinueve imágenes, textos de grandes escritores. Perez Galdós, Eurípides, Jane Austen, S. Agustín, Antón Chéjov o Clarice Lispector, entre otros, danzan como ángeles poniendo voz a ese sentimiento llamado amor, amor de madre.

Destaco, las cartas a la hija, de Madame de Sévigne ( 1671-1696). En él aparecen fragmentos de las cartas, autenticas, que la marquesa escribió a su hija cuando ésta se fue a vivir con su marido a la Provenza. En ella se recoge el amor de una madre hacia su hija, el dolor de la separación y el intenso vínculo que las une a ambas. Una dulzura de cartas, un testimonio real con el que cualquier madre se siente más que identificada.

Felicito con toda cordialidad a Laura Freixas, una escritora que ha indagado en el mundo femenino de la maternidad, ese espacio silenciado, invisible en el que parecen diluirse las mujeres madres. Cierto. Su rostro trasmite esa serenidad propia de la gente sabia. Con ese perfil de una matrona romana, me recuerda a una conocida mujer romana, Cornelia, madre de doce hijos, famosa por su carácter, sus tertulias literarias y sus cartas.

Laura, una  voz potente y veraz que habla del pobre y en ocasiones triste papel de la mujer-madre en la literatura.

“El punto de vista más llamativamente ausente en la literatura que versa sobre relaciones familiares es precisamente el de la madre. Si en general las mujeres “son dichas” más que “Se dicen”, si los personajes femeninos suelen ser vistos desde fuera –y cuando lo son desde dentro, es un autor masculino el que les da voz-, esto puede predicarse mucho más de las madres. Son muy escasas en la literatura las madres (madres reales y/o personajes de madre) que se expresan sobre la maternidad en primera persona”

En resumen un libro en el que vale la pena adentrarse como quien entra en un paisaje de cálidos bosques y auroras boreales, tan precioso que parece irreal.

 

El embarazo, tiempo de lecturas. Mujeres que leen

Autor Lunes, septiembre 7, 2015 0 No tags Permalink 0

Mujeres-que-leen-embarazo-

“La mujeres que leen son poderosas”. Un frase de Rosa Montero con la que coincido plenamente. Hace unos años salió un libro llamado “Las mujeres que leen son peligrosas”. Un libro cargado de sensatez y sabiduría que explica a través de la historia cómo cambio el destino de la mujer gracias a la lectura y a la escritura. Pensando en ese libro,  me vino a la cabeza la imagen de las gestantes ingresadas. El libro sobre la mesita, el libro en sus manos, el libro junto a la almohada. Estampas de esa espera mágica y especial.  Muchas mujeres refieren que la lectura entró en sus vidas de la mano de la maternidad.

”El libro puede llegar a ser más importante que la vida. El libro enseña a las mujeres que la verdadera vida no es aquella que les hacen vivir. La verdadera vida está fuera, en ese espacio imaginario que media entre las palabras que leen y el efecto que éstas producen. La lectora se identifica totalmente con los personajes de ficción y no se resignan a cerrar el libro sin que algo haya cambiado en su propia vida. El libro se convierte en iniciación.Laure Adler.

El embarazo es tiempo de lecturas, de reflexión, un tiempo en el que la actividad se enlentece y nos volvemos más reflexivas. Recuerdo leer con especial ferocidad durante los embarazos de mis hijos. Tardes enteras buceando en historias en las que solo alzaba la vista para esbozar una sonrisa al sentir el movimiento del niño.

Según las estadísticas, el 80% de los lectores son mujeres. Y aquí están todas, niñas, jóvenes, maduras, ancianas y sobre todo madres. En estas apabullantes cifras, no solo hay mujeres que leen historias para sí mismas, sino para otros. Madres que por las noches junto a la cama de sus hijos abren un cuento y comienzan a ser la princesa valiente, el guerrero tierno, el lobo bueno, el dragón tímido y así cientos de personajes inolvidables. Porque gracias a nuestra madres, y padres, entramos en ese mapa de realidad y fantasía que siempre habitamos, el país de nunca jamás.

Sin embargo a lo largo de los siglos hemos tenido que escuchar cantidad de animaladas referidas a esta divina afición. En el siglo XIX, E. Clark profesor de Harvard divulgó la idea de que la educación superior debía estar prohibida para las damas para mantener la supervivencia de la especie humana: “No te cases con una mujer que lee, porque se queda estéril”. Increíble y sobre todo, triste.

Por suerte para todos, los tiempos cambian y  no creo que  nadie piense que las mujeres que leen son peligrosas.  Muchas de nuestras grandes autoras se iniciaron en el fascinante mundo de los libros con el sonido de la voz de su madre contándole un cuento. Un recuerdo emotivo, bello y práctico. ¡La lectura nos salva de tantas cosas!

Aquí os dejo testimonios de escritoras hablando sobre esa idea. Buena lectura.

“He sido un ratón de biblioteca desde que tengo uso de memoria; comencé a leer a edad temprana y no he parado desde entonces. Mi familia y yo vivíamos en las montañas al sureste de Queensland, Australia, donde había multitud de vetustos aguacates, y mi entretenimiento favorito de niña era construirme un nido en alguna de sus ramas, llevarme una manta, algo de comer y de beber… y leer todo el día. Siempre me escondía cuando leía –el hecho de ocultarme en cierto modo hacía que resultase aún mejor–, y ahora cuando escribo trato de evocar la misma sensación de desaparecer dentro del mundo de la historia”. KATE MORTON

 ¿Son peligrosas las mujeres que leen? Una vez estaba en Polonia haciendo promoción de mis libros. Después de una entrevista en directo, durante el tiempo de preguntas del público, una mujer levantó su mano. – ¿Crees de verdad que Robert, el marido de la inspectora de policía Anna María Mella es un personaje creíble? – ¿Qué quieres decir con eso? Pregunté. – ¿Tú crees que no es creíble que él sea tan perezoso y poco cooperador en casa? – No, ¡que él sea tan amable! Ella está siempre trabajando y él nunca se enfada porque ella no está en casa preparándole la cena. ¿De verdad hay hombres así? Después pensé sobre lo que ella había dicho. En Suecia los hombres recogen a los niños en la guardería, tanto en la realidad como en los libros. Los hombres preparan la cena, vacían el lavaplatos y limpian la casa. Claro, no con tanta frecuencia como las mujeres, pero lo hacen. En realidad, yo creo que Robert Mella es un marido perezoso. Pero la mujer del público pensaba que era el marido ideal. Cuando describo el día a día de la gente, a algunos lectores les puede parecer que doy un enfoque político y feminista. La lectura te da nuevas perspectivas, tanto globales como históricas. Incluso leyendo novela policíaca. Si por peligrosas entendemos mujeres que no permiten ser pisoteadas, entonces sí, yo espero que la lectura haga a las mujeres peligrosas. Esto es lo mínimo que puedes pedirle a un libro, ¿no? ASA LARSSON

No es que las mujeres que leen sean peligrosas. Es que lo son las personas que leen. Prueba a intentar engañar, manipular, estafar, dirigir a alguien acostumbrado a leer. Aquellos que leen son más sabios, más buenos, más tolerantes. Tienen una mayor capacidad para la empatía, para entender y comprender mundos ajenos, para hablar a los demás de su propio mundo, para tener un criterio propio y ser capaz de compartirlo, de defenderlo, de argumentar. Claro que algunos tienen miedo a quienes leen. Porque nada hay tan libre como una persona bien formada. Para someter a alguien hay que empezar por apartarlo de todo lo que está en los libros, que son la llave para abrir la puerta a todo aquello que nos hace más libres y más buenosMARTA RIVERA DE LA CRUZ

Libros: “Para Vos Nací. Un mes con Teresa de Jesús” Espido Freire

Autor Martes, julio 28, 2015 0 No tags Permalink 0

retrato-Teresa-de-Jesús-y-maternidad

 

Parte biografía alternativa,  parte meditación sobre sus pensamientos y frases más relevantes, Espido Freire dialoga con Teresa sobre la dificultad de ser mujer en un mundo de hombres, el conflicto entre la espiritualidad y la acción, el espíritu de superación, la enfermedad mental, la escritura como terapia, los viajes, el ansia por el conocimiento, la necesidad del buen vivir/del buen morir, las relaciones con la familia como fuente de crecimiento o delimitación, la amistad hombre mujer, la vida contemplativa…  hasta construir una completa y original guía de vida.

Esta es la sinopsis que aparece en la contraportada de este sensacional libro que describe la vida de nuestra más querida y universal santa española, Santa Teresa de Jesús.

Siempre me ha maravillado la figura de esta mujer, menuda, revolucionaria, llana, sabía y alegre que hizo frente a una época oscura donde las voces femeninas no existían.

Este libro “Para Vos Nací. Un mes con Teresa de Jesús” de  Espido Freire retrata con maestría un siglo de  sombras en el que sobresalió con voz propia una extraordinaria mujer. Impensable en aquel entorno. Un ser con espíritu maternal que cuido al máximo a sus monjas. Una mujer que trasformo su propia vida y la de las personas que le rodeaban.

Los textos de Teresa, algunos de ellos aparecen en este libro,  rebosan cercanía, sensatez, sabiduría y un admirable sentido del humor. Elocuente y a la vez sencilla, trasmitía a todos una pasión desorbitada por aquello en lo que creía. Su amor a Dios y por extensión a las gentes más humildes, auténticas y genuinas.

Acabo de terminar este libro hace unos días. Me sorprendió gratamente. Es un libro ameno, revelador y sobre todo apasionado. Se nota que la santa ha dejado huella en la escritora.  Y es que tras quinientos años, Teresa sorprende, admira y enternece por igual a todos aquellos que la han leído, conocido y seguido.  Cuesta trabajo imaginar a una mujer en el aquel mundo, una mujer valiente, vital, incansable, viajera, integra que lucho por una idea y una visión.

Aquí os dejo algunos párrafos de este singular y maravilloso libro, que estoy segura que, como a mí, os encantará.

“Teresa no se cansó nunca de aprender, y demandó, siempre que le fue posible, una mejor formación. Aconsejaban a sus monjas que se confesaran con hombres de letras y, claramente, contradecía las órdenes religiosas y sociales de la época, que propugnaban el analfabetismo y la ignorancia del pueblo llano, sobre todo de las mujeres. Su curiosidad era tanta, y se vio tan poco satisfecha, que resulta admirable que llevara a cabo las obras que escribió con una erudición y unas lecturas muy escasas y sesgadas”

“La experiencia de Dios que tuvo Teresa fue absolutamente personal. Confusa, y compleja, dolorosa y con altibajos, pero como le indicaba la iglesia de sus días que debía hacerlo o como intentamos acercarnos a ella en la actualidad. Durante mucho tiempo anduvo a tientas. No importó que la traspasaran  éxtasis o visiones: no estaba segura de que aquello que la trastornaba fuera Dios, cosa que aún la alteraba más.”

“El relato de las Fundaciones de Teresa, y de las cartas que redacta desde la creación de su segundo convento hasta su muerte no son sino la crónica renacentista de una emprendedora sin ánimo de lucro, que pasó, sin ahorrarse una coma, por el mismo camino por el que arrastraría yo los pies cinco siglos más tarde pero sin inspiración divina.”

 “Cuando Teresa escribe, extrae un placer más que obvio del hecho de fijar sus pensamientos. Casi se puede observar cómo fluyen, de qué manera se organizan en las páginas escritas a toda prisa, en tiempos de auténtico récord. Las monjas dicen que su pluma volaba mientras ella miraba al infinito, en una suerte de escritura automática”

“ Queda mucho por recorrer de la mano de Teresa, con ella cerca, o con sus palabras como inspiración. El calendario se acaba, el tiempo se agota. Un mes nuevo comienza, no ya con la Santa, pero sí con una certeza incuestionable. No hay vuelta atrás. Viva o muerta, Teresa provoca ese efecto. No soy la misma hace un mes, no pienso lo mismo de ella, ni de mi. Las puertas se abren, los libros se cierran. El camino se extiende ante mis ojos”

Libros. Tropezar con la Felicidad.

Autor Martes, junio 16, 2015 0 No tags Permalink 1

Felicidad-embarazo-madres

 

El autor afirma que es el primer libro en reunir ideas de la psicología, las neurociencias, la filosofía y la economía conductual para ofrecer respuestas a la felicidad. Ay, la felicidad,  paloma blanca simpática y entrañable  que viene y va.

“Las emociones son una especie de brújula que orienta en una cierta dirección, pero una brújula que siempre marca el norte no sirve para nada. Si las emociones siempre están en “felicidad”, dejan de ser una guía útil para reaccionar ante los cambios o nuevas situaciones que nos encontremos. Por eso no se puede estar siempre en un único estado emocional, porque las emociones están hechas para fluctuar como la aguja de una brújula.” Daniel Gilbert.

Profesor de Psicología en la Universidad de Harvard, este psicólogo es conocido por sus investigaciones en la predicción afectiva o los errores que cometemos al predecir nuestras reacciones emocionales en eventos futuros. Todo un personaje de aspecto simpático y bondadoso con el que apetecería charlar. Daniel Gilbert. Una especie de gurú de la felicidad que saltó al estrellato de la popularidad con este best seller.

Un libro ameno y divertido que logra arrancar un montón de sonrisas con sus ingeniosos ejemplos y sugerencias. A través de rigurosas investigaciones acerca la compleja, a veces, teoría psicológica al mundo real y cotidiano de las gentes sencillas. Al parecer la ciencia tiene respuestas para todo.

Su idea central es que se trata de algo subjetivo. Coincido totalmente con él. Cuenta la historia de las gemelas Lori y Reba unidas por la cabeza, compartiendo sangre y tejido cerebral. Ellas refieren sentirse felices y la mayoría de gente al escuchar esto piensan que no saben lo que es la felicidad. ¿Acaso presuponen que solo nosotros, los únicos, sabemos lo que es la felicidad?

Gilbert argumenta que sabemos qué cosas nos hacen felices, pero que no sabemos conservarla. Lo cual es positivo, ya que nuestras emociones tienen que movilizarse. Si siempre fuéramos felices no estaríamos motivados para hacer cosas ni el mundo hubiera 1990_254x191evolucionado.

“La felicidad es un sitio que podemos visitar pero no quedarnos ahí.”

Ser feliz es el motor de nuestros actos, sin embargo, según él, somos víctimas de los trucos de nuestra mente. Al parecer, la percepción de la misma cambia a lo largo de nuestra vida. Por ejemplo, una pareja de enamorados no pueden ver que dentro de diez años no sentirán esas mismas emociones que al principio. La razón neurológica para tal afirmación es que cuando imaginamos cosas en el futuro, utilizamos las mismas partes sensoriales del cerebro que utilizamos para experimentar cosas reales en el presente. Lo que imaginamos sucediendo se define por lo que estamos sintiendo ahora.

“Así como los objetos que están cerca de nosotros en el espacio parecen ser más detallados que los que están lejos, también lo hacen los eventos que están cerca de nosotros en el tiempo. Considerando que el futuro próximo se detalla finamente, el futuro lejano es borroso y suave”.

Daniel comenta que aunque creemos que somos muy distintos unos de otros, nos hacen felices las mismas cosas.

 “Lo que más dicha nos proporciona es la vida social. La gente que vive sola no necesariamente es menos feliz. Lo importante es la distancia psicológica de la gente, no la física.”

Contamos con  un sistema inmunológico físico que nos defiende de las enfermedades y tenemos otro sistema inmunológico psicológico, que nos ayuda a regular  situaciones emocionales fuertes. En ocasiones  perseguimos con excesiva tenacidad un sueño pensando que nos hará felices y cuando lo alcanzamos es todo lo contrario.

“Nuestro Sistema Inmunológico Psicológico nos hace sentir verdaderamente felices incluso si las cosas no salen como lo hemos planeado” (Daniel Gilbert)

En resumen un libro encantador que responde a las eternas preguntas:
¿Qué es de verdad la felicidad? ¿Cómo funciona nuestra mente al respecto? ¿Sabemos realmente qué nos hace felices? Estoy segura que os encantará.

http://www.wjh.harvard.edu/~dtg/gilbert.htm

 

“El parto de Clara” Historia real sobre el embarazo y el parto de una gran mujer

Novela-embarazo-parto

La historia real de una mujer durante el embarazo y especialmente, el día del parto de su primer hijo. Este es el resumen de la novela.

“El anhelo de sus palabras contrastaba con una impotente realidad que no podía cambiar. Temía que sus deseos, su plan de parto, no se respetarán y la convencieran, tal y como sucedió con algunas  amigas. La sensatez brotaba de sus labios como el vaho en un día helado. Habló de autoeficacia, fortaleza interior, autodominio, coraje y sobre todo generosidad hacia el pequeño ser. Importa la forma como vienes al mundo, dijo, y añadió: si crees que puedes, podrás.”  

Hola, este es  un fragmento de mi primera novela en papel “El parto de Clara”.Una novela que habla de la experiencia emocional  de una mujer durante su embarazo y, sobre todo, durante su parto. En ella se cuentan detalladamente todas las fases del parto, desde los pródromos y sus dudas sobre la decisión de acudir o esperar para ir al hospital, hasta de la fase de expulsivo tan intensa y gratificante.

Me hace mucha ilusión compartirla con todos vosotros.

En este enlace podéis descargaros el primer capitulo del libro de esta historia real:

El parto de Clara. 1º capítulo

Actualmente se puede encontrar en Granada ( librería Babel y Picasso)  Almería,( Librerías Picasso,  Zebras y Bibabuk)  en la librería Codex de Orihuela  y  en la Feria del Libro de Madrid, caseta nº 14 de la Asociación Española de Esclerosis Lateral Amitrófica  (ADELA). Gracias a ellos, a José Manuel de Mundo Palabra y a Ramón, de El Desván de la Memoria, ha sido posible este pequeño regalo;  firmar  ejemplares de mi novela el día 11 de junio de 18 a 20 horas. También puede enviarse por correo postal.

Un porcentaje del precio ira destinado a la campaña Stand Up for African Mothers AMREF Flying Doctors  GetAttachmenty su programa de formación de matronas  en África Subsahariana. Un programa excepcional de ayuda a todas las mujeres africanas y en especial a las madres.

SINOPSIS: Clara, la narradora y protagonista de esta historia, es una mujer cercana a los cuarenta, que desea tener un hijo. Tras varias fecundaciones in vitro queda embarazada espontáneamente. Hija única,  muy protegida, mantiene una  tensa relación con su madre, viuda. Ante la llegada del bebé siente que es el momento de demostrar su coraje y tenacidad. Para ello ha escrito un plan de parto donde relata su rechazo a la anestesia epidural. A pesar de la oposición de su madre, amigas y su marido Lucas.

El día del parto, sus creencias, sus ideas, su sueño se viene abajo ante el dolor de las contracciones y el entorno que le rodea.

 Es un libro que describe las inquietudes, sueños y temores del embarazo y del parto. Parto que se encuentra detallado y pormenorizado en todas sus fases, desde el comienzo de la fase prodrómica, con sus dudas sobre ir o no ir al hospital, hasta la desconcertante e intensa fase del expulsivo.

Aquí os dejo algunos fragmentos de esta historia:

“Mis expectativas se habían convertido en una maraña de frustraciones y desatinos que se enredaban cada vez más. Cuando cesaba la contracción, una punzante sensación de impotencia subía por mi vientre como una huida. Mis palabras eran tan reprochables como mis  preguntas. Mi insistencia en aguardar lo que parecía improbable provocaba en el personal que me atendía una actitud desconfiada. Esperar… ¿Hasta cuándo?

La frecuencia de las contracciones había disminuido mientras mi ansiedad iba en aumento. Mi pareja se inquietaba. Yo no entendía nada y ellos, los profesionales, parecían saberlo todo, absolutamente todo”

“Qué pobre me vi allí encamada, tan vulnerable y aturdida. Nunca me había sentido tan frágil como en ese momento, sola, sobre la cama de un hospital. Me observo a mí misma con un poco de lástima y una gran dosis de condescendencia. Crecía un desaliento en mí que se extendía desde la punta de los pies hasta mi cabeza. ¡Si hasta los hombros me dolían!”

“Lo miré como quien mira a un extraño. Él no podía comprenderme. En ese instante   supe que mis creencias se habían descarriado. De uno de los cajones sobresale la madera parcheada bajo la fina lámina blanca. En el último cajón, un trozo de venda amarillenta hace las veces de un improvisado tirador. Yo luchaba contra el deseo de sucumbir. No podía, me sentía demasiado débil o demasiado cobarde para seguir con esa idea. Pensé en mi gente, en mi familia, en mis amigas. No quería defraudarlos. A pesar del tiempo que me llevó defender mi idea, de soportar que me tacharan de intransigente, obstinada, no podía claudicar. En serio, me dije: ¿de verdad me importa lo que piensen los demás?”

“Es difícil encontrar sentido al dolor cuando estás dentro y toda tú eres un quejido; fisiológico como dicen, pero un quejido, por muy afable que sea. Acostumbrada a interpretar la existencia desde el pensamiento a través de la literatura, no contaba con el sentimiento y el desgarro de un cuerpo que identifico como parte indisoluble de mí. Vila Matas lo expresa genialmente en su Mal de Montano: “La literatura me ha permitido siempre comprender la vida. Pero precisamente por ello, me deja fuera de ella”.

Libros y Embarazo. “Biografía del Silencio” Pablo D´Ors

Autor Miércoles, marzo 25, 2015 0 No tags Permalink 0

Maternidad-biografía-del-silencio

“Ningún hombre se perderá irremediablemente si frecuenta su conciencia y viaja por su territorio interior” Pablo D`Ors

¿Qué tiene que ver el silencio con un embarazo? Encontré el silencio en ese tiempo cuando descubrí el carácter sagrado de la vida que llevaba dentro. Durante la gestación, el silencio late y se agranda con una intensidad intermitente, inusitada, dulce y vaporosa como los movimientos del bebé que late en tu interior.

Hasta entonces, mi vida fluía con rapidez, trabajo, aficiones, amigos, pareja, ocio…todo. Personas y cosas marcaban su tiempo atronador y bullicioso hasta que descubrí que iba a ser madre. Y de repente me vi dirigiendo la mirada hacia ese lugar del alma que ni siquiera sospechaba que existía. Una paisaje entrañable y acogedor donde me refugiaba cuando aparecían nubes, cuando las voces de los otros se alzaban amenazantes o cuando me intimidaba la algarabía del mundo entero.

Este libro trata de hacer un hueco en nuestros días para acunar el silencio. La práctica de la meditación y el encuentro con uno mismo. Escrito por un sacerdote, cuenta su incursión en la práctica meditativa. Un best seller sencillo y profundo que va por su 12ª edición
“Comencé a sentarme a meditar en silencio y quietud por mi cuenta y riesgo, sin nadie que me diera algunas nociones básicas o que me acompañara en el proceso. La simplicidad del método –sentarse, respirar, acallar los pensamientos…– y, sobre todo, la simplicidad de su pretensión –reconciliar al hombre con lo que es– me sedujeron desde el principio. Como soy de temperamento tenaz, me he mantenido fiel durante varios años a esta disciplina de, sencillamente, sentarse y recogerse; y enseguida comprendí que se trataba de aceptar con buen talante lo que viniera, fuera lo que fuese”

Recuerdo el silencio como un amigo íntimo y secreto con el que charlaba sobre esas personitas que crecían dentro. Momentos en los que me descubría más fuerte,  más grande, más buena, más vulnerable, más niña.
“En realidad, tanto más crecemos como personas cuanto más nos dejamos asombrar por lo que sucede, es decir, cuanto más niños somos. La meditación (y eso me gusta) ayuda a recuperar la niñez perdida”

Cuando fui madre, mi vida se desplegó como un abanico. Ya nunca más volví a ser la misma. Con toda modestia, hago mías las palabras de este sabio sacerdote. “El principal fruto de la meditación es que nos hace magnánimos, es decir, nos ensancha el alma: pronto empiezan a caber en ella más colores, más personas, más formas y figuras”

La práctica diaria de unos minutos de meditación, nos ayuda a conectar con nuestro embarazo. Numerosos estudios prueban que tiene un efecto beneficioso sobre la salud de ambos, la madre y el bebé. Meditar ayuda a las embarazadas a reducir el estrés y la segregación de sustancias químicas perjudiciales que se asocian a él (cortisol, adrenalina, etc.), regula la tensión arterial, la respiración, la frecuencia cardíaca y favorece el sueño y el descanso. Aunque quizás lo más importante sea que nos hace sentir mejor con nosotras mismas, sanándonos y acogiendo sin miedo todo lo que conlleva ser madre.
“Por eso la tarea de quien se sienta a meditar es, fundamentalmente, de limpieza interior. Nos asusta el escenario vacío; nos da la impresión de que nos aburriremos en esa desolación. Pero ese vacío es nuestra identidad más radical, pues no es otra cosa que pura capacidad de acogida”

Con el tiempo descubrí la certeza de las palabras de Pablo: La vida es un viaje esplendido, y para vivirla solo hay una cosa que debe evitarse: el miedo”
Os animo a leer esta maravilla de 116 páginas. Os sorprenderá.
“Estamos en una sociedad, en un mundo, en el que cada vez hay más ruido, más dispersión, más incapacidad de concentración o de atención, como decíamos antes. Por eso el silencio se ha convertido en el principal desafío. Cuando uno empieza a practicar la meditación, lo primero con que se encuentra son las inquietudes corporales, lo segundo son las distracciones mentales, y lo tercero las heridas del alma. Tanto las inquietudes, como las distracciones, como las heridas nos ponen progresivamente más y más nerviosos, y de ahí que huyamos del silencio”

Maternidad y Creación. Moyra Davey. Madres y Escritoras

Autor Miércoles, enero 7, 2015 0 No tags Permalink 0

Maternidad-y-creación. Madres-y-escritoras

“Ni un solo libro de una escritora con hijos ha sido incluido en la lista del canon de la literatura inglesa”- Le Guin.

Recuerdo el asombro que sentí conforme iba leyendo este libro. Un ensayo antología sobre la experiencia de madres escritoras, su lucha consigo mismas y su entrada en el mundo dulce y afilado de la maternidad. De vez en cuando releo algunos párrafos. Es fácil sentirse identificada con esas palabras que hablan de la lucha entre tu nuevo rol de madre, deseado, amado y el universo anterior de creación, tiempo libre y lectura.

A través de los diarios, textos autobiográficos, relatos o ensayos, Moyra Davey ha recopilado la mejor literatura de los últimos 80 años en torno a la maternidad en relación con la propia creación. Doris Lesing, Elisabeth Smart, Jane Lazarre, Adrienne Rich, Tillie Olsen, Margaret Atwood y un largo etc de grandes creadoras que hablan de su experiencia vital.

“El mito de no-puedes-crear-si-procreas, se aplica únicamente a mujeres” Le Guin

¿Dónde está mi tribu? Ser madre en una sociedad individualista. Un libro imprescindible.

Autor Miércoles, septiembre 17, 2014 4 Permalink 0

Maternidad-y-crianza

 

“Las responsabilidades de la crianza nos permiten cuestionar si las copas, el cine o los deportes de riesgo son o no lo que de verdad nos definen como las personas que aspiramos a ser” Carolina del Olmo.

 

Tener hijos hoy en día parece un disparate. En este mar individualista navegan la ética del cuidado y la ética del mercado con sinuosa cordura y, sin embargo ser madre, o mejor, un hijo es una oportunidad de cambiarle a uno y sobre todo una oportunidad de cambiar el mundo. Esta es la tesis en la que se mueve este maravilloso, lúcido y necesario ensayo. ¿Dónde está mi tribu? Maternidad y crianza en una sociedad individualista. El libro está basado en un proverbio africano que dice que para criar a un niño hace falta la tribu entera.

La autora, Carolina del Olmo, filosofa, escritora y esencialmente madre, narra con maestría las contradicciones, pensamientos, emociones,  trabajo  y entorno social por el que camina una madre en este siglo XXI.

Gracias a todos Materliter cumple su primer año

Autor Sábado, agosto 2, 2014 7 Permalink 0

 

Maternidad y Literatura. Materliter

No puede responder otra cosa que gracias y gracias” (William Shakespeare)

Hace unos meses me preguntaron sobre el perfil de mis lectores. Sonreí y dije: buena gente. Esas son las dos palabras que mejor os definen; buena gente.

Hoy Materliter cumple un año y desde aquí, vuestro lugar, quiero agradecer a todos la acogida, calidez y apoyo recibido. Está claro, el mundo de la maternidad y las emociones nos tocan a todos la fibra. El escritor Stefan Zweig decía: Es la época la que pone las imágenes, yo tan sólo me limito a ponerle las palabras. Cierto, muy cierto.

Gracias al artista, Juan Diego,  compañero de una residente de matrona que hizo el logo, una auténtica maravilla.  logo def

Gracias a mis compañeras matronas y matronos. Gracias a los que comparten inquietudes, a los que nunca lo harán, a las que luchan, a los que no saben cómo hacerlo, a los que han cambiado, a los que temen el cambio, a las jóvenes y no tan jóvenes que acunan momentos mágicos, alegres, dulces, a veces dolorosos y, que ahí están.

Gracias a los que aman los libros, los incondicionales del saber, a los que leen con el hijo en brazos, a las que lactan mientras leen y  a las que miran con nostalgia los libros que algún día leerán.

Gracias a los hombres que pasan por aquí, los que se quedan y los que se marchan. Gracias a los padres que se preocupan, los que quieren preocuparse,  los despistados, los metódicos, los del lado femenino, los que lloran, los que no supieron llorar, los que acompañan siempre, los desorientados, los que aprenden, los que no saben cómo formular preguntas,  todos.

Gracias a las abuelas, las comprensivas, las perfeccionistas, las que olvidaron sus errores, las que quieren agradar, las serias, las prudentes, las antiguas, las modernas, las sufridoras, las calladas, las que hablan demasiado, las que adoran a los nietos, las orgullosas de sus hijas, yernos, hijos, nueras y son incapaces de hacérselo llegar.

Gracias a las residentes de matrona, jóvenes, hombres y mujeres  que sueñan con cambiar el sistema; ojalá y lo consigan;  las sorprendidas del abismo entre la teoría y la práctica, las habladoras, las tímidas, los inconformistas, las inquietas, las apocadas, las estudiosas, las que no se atreven a protestar, todos.

Gracias a los compañeros celadores, limpiadoras, auxiliares, profesionales,  enfermeras, ginecólogos, anestesistas, pediatras y  psicólogos que respetan y cuidan a las madres y sus hijos, de los que aprendo día a día y brillan por su  buen hacer.

Gracias a los lectores de allende los mares. Gentes de todos los continentes, gente de sesenta y dos países han visitado este blog. Gracias a los seguidores, las personas que escriben comentarios, amigos, conocidos, familia, a todos.

Mi agradecimiento  a todos los que pasáis por aquí. La buena gente que visita Materliter convencidos de querer hacer entre todos;  aquí caben todas las gentes de buena voluntad; un mundo mejor. Esta celebración es vuestra.

 

“Quisiera que mi libro’  Juan Ramón Jiménez.

Quisiera que mi libro
fuese, como es el cielo por la noche,
todo verdad presente, sin historia.
Que, como él, se diera en cada instante,
todo, con todas sus estrellas; sin
que, niñez, juventud, vejez, quitaran
ni pusieran encanto a su hermosura inmensa.
¡Temblor, relumbre, música
presentes y totales!
¡Temblor, relumbre, música en la frente
-cielo del corazón- del libro puro!