Allan Schore

Autor Viernes, enero 20, 2017 0 No tags Permalink 0

Alla- Schore-apego-madre-hijo

 

“La relación de apego entre la madre y el hijo le da forma, moldea el lado derecho del cerebro del bebé.”

Son conclusiones a las que ha llegado el doctor Allan Schore, profesor del departamento de Psiquiatría y ciencias bio-conductuales de la universidad de UCLA (California, Estados Unidos)

Este hombre de rostro amable y  sonrisa acogedora es todo un pionero en el área de la regulación afectiva. La Asociación Psicoanalítica Americana lo describe como “una figura monumental en los estudios psicoanalíticos y neuropsicoanalítico.”

“Hemos descubierto que el desarrollo temprano del cerebro, en el embarazo como después del nacimiento, tiene efectos en lo que sucede después, no solo en términos de bienestar emocional, sino también en lo referente al desarrollo de desórdenes psiquiátricos.  Durante el primer año de vida no hay comunicación verbal: todo es  emocional.”

Sabemos que el lado izquierdo, que regula el habla, no entra en funcionamiento hasta el segundo año de vida, en cambio, todo lo referente al apego se desarrolla el primer año desde el hemisferio derecho.

“Es el que permite llegar a casa, mirar a los ojos al otro y saber que algo anda mal. Las expresiones faciales, las sonrisas, la tristeza, el tono de voz. Allí está la habilidad de entender el estado emocional, lo que pasa por la mente o las motivaciones que tiene la otra persona. El punto más importante en este sentido es la comunicación no verbal, de cerebro derecho a cerebro derecho, que se da entre la madre y el niño. Al mismo tiempo que esto ocurre, el cerebro del bebé está doblando su tamaño, y en esto incide el apego”

Esta eminencia ha pasado 20 años estudiando la integración de la biología y la psicología. Sus contribuciones aparecen en múltiples disciplinas, incluyendo la neurociencia del desarrollo, la psiquiatría, el psicoanálisis, la psicología del desarrollo, la teoría del apego, los estudios de trauma, la biología del comportamiento, psicología clínica, y el trabajo social clínico.

Le llaman el “Bowlby americano” por su innovadora integración de la neurociencia con la teoría del apego.  Actualmente se le considera  una autoridad mundial en el estudio de como  nuestro hemisferio derecho regula las emociones  y procesa nuestro sentido del yo, así como el mayor experto en el  campo del neopsicoanálisis.

El profesor Allan afirma que la madre es fundamental en la comunicación emocional de los primeros meses de vida.

“El niño necesita ver la expresión exagerada de las emociones de su madre. Los gestos de su cara, el tono y la melodía de su voz en el contacto físico con su hijo. Si el niño está molesto, se  siente irritado o tiene miedo, la madre lo calma. Pero también es capaz de exaltar, reforzar las emociones positivas del niño cuando juega con él, de esta forma aprende, disfruta y se entusiasma”

Que asombrosa es la madre naturaleza. Por eso somos tan dependientes de nuestra madre en los primeros meses. Nuestra respuesta emocional depende de la interrelación que hayamos tenido con nuestra madre durante el primer año de vida. Increíble.

Para el doctor Schore, es esencial mostrar  el afecto abiertamente. Si no lo hacemos, nuestros hijos recibirán una pobre demostración de lo que sentimos y repercutirá en su desarrollo posterior.

“Cuando el niño sea grande, se sentirá incómodo y no expresara abiertamente sus emociones. Entonces se inclinara a usar más su cerebro izquierdo y no el derecho, suprimiendo toda expresión afectiva y sintiéndose incomodo cuando alguien se acerca mucho o evitando momentos de intimidad”

¿Y el padre? El primer año es fundamental la figura materna, ella lo calma. Es a partir del segundo año cuando aumentan los lazos con el padre, que le enseña a explorar, creando un vínculo más enérgico.

“Hoy tenemos evidencia de que la madre realmente da forma al lado derecho del cerebro, pero el padre también incide. Y es más que un efecto psicológico: el crecimiento del cerebro está influido por esas relaciones.”

En resumen, estos hallazgos hablan de la importancia, una vez más, de los afectos y sobre todo, la expresión de los mismos. Y es que todos esos besos, achuchones y palabras que le decimos a nuestros hijos son más que necesarios. ¡Imprescindibles! Imprescindibles para hacer seres grandes capaces de abrazar  y dejarse querer. Ahí es nada. Gracias Allan Schore

http://www.allanschore.com/index.php

http://www.allanschore.com/pdf/SchoreAPAPlenaryFinal09.pdf

http://www.sfgate.com/health/article/The-Baby-Brain-Connection-Armed-with-new-2672397.php#photo-2144922

 

Nils Bergman. Defensor del contacto bebés y madres.

Autor Lunes, junio 8, 2015 1 No tags Permalink 0

Los-mil-primeros-minutos-de-vi_54404666955_54026874601_600_226

 

“Todos los bebés deberían estar en contacto piel a piel con sus madres (¡o padres!) Desde el nacimiento en adelante. Especialmente los bebés prematuros.” Nils Bergman

Tuve la suerte de asistir (gracias Lactalmeria) a un curso el pasado mes de abril, impartido por Nils Bergaman. Hasta ese momento había oído hablar vagamente de él y debo reconocer que me encantó. Me conmovió su particular cruzada en beneficio de los prematuros,  sus miles de referencias  científicas hablando del milagroso contacto piel con piel, su teoría, magnífica, de la neurociencia perinatal, su sensibilidad hacia las madres. Todo. Dos días como dos destellos de luz en mi quehacer personal y profesional.

Internacionalmente conocido, querido  y respetado por  la comunidad científica, este señor  de aspecto amable es toda una autoridad en el desarrollo de la Neurociencia Perinatal y la neonatología. Sus estudios en el cuidado del método canguro y el contacto piel con piel son imprescindibles para entender el vínculo y el apego.

De mirada inquieta y ojos pequeños, se movía por la vetusta sala semicircular del colegio oficial de médicos de Madrid con la soltura propia de un erudito, de un sabio que no cesaba de repetir que lo esencial, como siempre es invisible a los ojos. Algo tan sencillo como  mantener al recién nacido en contacto con su madre, piel con piel, es lo que realmente marca la diferencia entre la norma y lo excepcional:

“El cuerpo de la madre es la mejor maquina jamás inventada: aporta nutrición, temperatura, glucosa, desarrollo cerebral, optimismo y salud con el mínimo coste.

Nacido en Bélgica y criado en Zimbabue, habla con cierta ternura de África, del hospital en el cual, durante muchos años trabajó como director médico en una maternidad donde se asistían 18000 partos anuales.  Sus antepasados fueron misioneros. A su manera, creo que él también lo es con  su particular cruzada de llevar la verdad al mundo occidentalizado de biberones, nidos y máquinas. Separación cero, ese es su mensaje. Oyéndolo hablar, entusiasmado, sobre la conexión emocional madre e hijo, me pareció que este hombre representa el espíritu del científico romántico, que defiende una idea a capa y espada contra el mundo, contra el clasicismo inmovilista, contra intereses económicos, convencido de que lo sencillo y barato, es primordial.

Durante el  curso, su mensaje fue claro y contundente, como un abrazo, que algunos incomoda y a otros salva. Y por si teníamos alguna duda al respecto, lo repitió y nos lo hizo repetir, de forma simpática, a todos los asistentes:  “Nada de lo que hace el bebé tiene sentido lejos del cuerpo de su madre”

Miraba atento a un auditorio entregado. Micrófono en mano, como un mago, todo un experto  con respuestas para todo. Su voz apasionada, se debatía entre la premura por contar todo lo que sabía y las pausas necesarias para que la traductora hiciera su labor.

Y es que este hombre rubio, de mirada penetrante lleva toda una vida dedicada al mundo de los neonatos y en particular a los prematuros. Gracias a ellos afirmó “He observado que poniendo  a los bebés prematuros directamente  sobre el cuerpo de sus madres, sobrevivían más y mejor que poniéndolos en las incubadoras

Una pregunta que se repitió con dolorosa frecuencia por parte de los profesionales que allí estábamos fue; ¿por qué los hospitales no llevan a cabo prácticas basadas en la evidencia? Movió los hombros y con voz triste replicó, que llevaba décadas mostrando los resultados científicos, recalcó científicos un par de veces, en países como Estados Unidos y que a pesar de la inmensidad de publicaciones, lo ignoran. Poderoso caballero es don dinero.  Para él,  las rutinas hospitalarias y nuestra cultura occidental caminan muy lejos de la evidencia científica.

Recuerdo que al salir el sol lucía en la puerta del Colegio de médicos. Un par de palomas alzaban el vuelo cerca de una bicicleta, mientras mis compañeros y yo hablábamos asombrados de lo aprendido en eso dos maravillosos días, en los que Nils Bergaman, mostró convencido y un poco emocionado, una faceta del rostro de Dios.

http://www.kangaroomothercare.com/about.aspx

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20140910/54415831010/los-primeros-mil-minutos-de-vida-de-un-bebe.html

 

 

Sheila Kitzinger, escritora y antropóloga del nacimiento

Autor Miércoles, noviembre 12, 2014 0 Permalink 0

Sheilatoday_2374157c” Nuestra manera de dar a luz es una cuestión política. Tiene que ver con el derecho que tiene toda mujer de dar a luz libremente y en un entorno amoroso. Mucho de lo que experimentamos como autocrático, impersonal y degradante en el cuidado de la salud de las mujeres en general y en el control social de nuestros cuerpos, está cristalizado en el sistema de tratamiento de la maternidad.”

Conocí esta autora a través del libro “Embarazo y Parto” una edición de 1982  que compré en Valencia mientras estudiaba matrona. Me llamó la atención porque era la primera vez que escuchaba hablar de los aspectos emocionales del ser madre. Las palabras que yo encontraba escritas en cursiva de mujeres, me desconcertaron  por su contundente  sinceridad.  La novedad hecha latido.  Decenas de testimonios alegres,  tristes, desgarradores,  entusiastas,  apagados,  lacerantes, ilusionados llenaban de colorido aquellas 350 páginas en blanco y negro. Desde la gestación hasta las primeras semanas posparto. ¡Me encantó!

David Chamberlain y la Mente del Recién Nacido

 

David-Chamberlain-mente-recien-nacido

Hay hombres cuya grandeza consiste en hacer sentir grandes a los más pequeños, a los más vulnerables. Cierto. David Chamberlain es uno de ellos. Este  psicólogo, profesor, conferenciante, escritor y pionero en la investigación de la psicología perinatal, exploró la  mente del bebé recién nacido.

Fundador de la asociación Birth Psychology, y miembro fundador de la Asociación Americana de Psicología y Medicina Pre y Perinatal (APPPAH), dedico su vida a  proteger y defender a los más vulnerables; los bebés.

Este año falleció y desde aquí mi pequeño homenaje  a este hombre que revolucionó el mundo de los recién nacidos. ¿Cómo? En los años 70 tras realizar un curso sobre aplicaciones clínicas de la hipnosis, descubrió que sus clientes describían percepciones prenatales, sentimientos y experiencias de sus nacimientos.

Es fácil imaginar la revelación que debió suponer el descubrir que todas nuestras experiencias  precoces o tempranas, se graban en nuestro cerebro. Escuchar al profesor contar que los bebes intraútero pueden oír, ver, saborear y en definitiva sentir, debió de parecer una clase de fenómenos paranormales o metafísicos.

 Por entonces se creía  que debido a la inmadurez cerebral, los recién nacidos carecían de memorias y recuerdos.

Teniendo en cuenta que la ciencia trataba a los bebés como seres simples, virtualmente sordos, ciegos y mudos, estos hallazgos fueron más que una revolución.  Cierto. Se pensaba que el llanto de los recién nacidos  sugerían sonidos primarios, que las sonrisas  expresaban  gases y  que sus expresiones de dolor eran  simples reflejos primitivos. De hecho la analgesia  para  los recién nacidos se utiliza desde hace solo treinta años.

«La idea de los profesionales de que los recién nacidos no tenían capacidad para sentir justificaba el aislamiento de los nidos, la intervención rutinaria durante el parto, la sustitución del pecho materno por una tetina de plástico…»

El doctor Chamberlain opinaba  que todo lo que los  bebés experimentan desde la concepción es muy importante, ya que son conscientes y pueden escuchar, sentir y comunicarse antes del nacimiento. Seguro. Las madres lo sabemos. Sabemos con  certeza la postura en la que  nuestro hijo está cómodo. Conocemos la música que le gusta o detesta, cuando están a gusto o a disgusto. Sabemos que son más complejos de lo que parecen. Antes de que nazcan entendemos su fascinante personalidad.

David Chamberlain escribió el libro “La mente del recién nacido” un libro que ha sido traducido a más de una docena de  idiomas y es lectura obligado en muchas escuelas de Matronas. Su objetivo es que seamos conscientes de que nuestras actitudes y conductas hacia ellos influyen en sus sentimientos, percepciones y pensamientos.

Hoy le debemos a este hombre la creencia que los bebes poseen una memoria emocional, un sistema que fija los recuerdos a través de las emociones experimentadas.

En resumen, gracias Profesor Chamberlain por sus descubrimientos.

https://birthpsychology.com/person/david-b-chamberlain#.U7HTWvl_vD8

La voz del pediatra Carlos González

Autor Martes, julio 8, 2014 4 Permalink 0

 

gonzalez--647x320

La sabiduría es mejor que el ingenio y, a la larga, sin duda, tendrá la risa de su lado.  Jane Austen

 

  • ¿Cuál cree que debe ser el papel del padre en la lactancia y en la crianza?

¿Y cuál ha de ser el papel de la madre? Nunca me lo ha preguntado nadie. Y en cambio, muchas veces me han preguntado por el papel del padre. Mosquea un poco. ¿Qué pasa, que las madres tienen libertad y capacidad para decidir lo que hacen, pero los padres somos tan tontos que nos hemos de ceñir a un papel? Que cada padre haga lo que crea conveniente.

  • Lo normal en la especie humana es hacer caso de nuestro bebé: cuando llora, cogerlo en brazos; si se despierta, consolarlo.
  • Estoy convencido de que no se necesitan libros para criar a un niño.
  •  No decirle muchas veces te quiero, porque no lo entiende, hay que demostrárselo: abrázale, bésale mucho y hazle sentir que estarías dispuesto a todo por él.
  • Yo dormí con mis padres, y mis padres con sus abuelos. La mayoría de la gente también lo ha hecho, pero le cuesta salir del armario porque está mal visto. Dijo Gabriela Mistral que “Es amargo todo hombre que nunca haya dormido en el regazo de su  madre”. 
  • ¿Qué aporta la leche materna a los niños después de los dos años?

Pues lo mismo que antes: proteínas, lípidos, lactosa, vitaminas, calcio, inmunoglobulinas, hormonas, enzimas… cientos de ingredientes.

  • Conciliar la vida familiar y laboral quiere decir, debería querer decir, “hacer las dos cosas a la vez”. Como la madre africana que trabaja la tierra o vende en el mercado con su hijo a la espalda. Como nuestros bisabuelos, que ayudaban a sus padres en el campo o en el taller desde la infancia. Pero en nuestra sociedad hemos separado completamente la vida familiar y la laboral, no permitimos que los bebés ni los niños mayores entren en fábricas y oficinas. La guardería no es una medida de conciliación, sino la consecuencia de esa falta absoluta de conciliación: “deje el niño aquí antes de ir a trabajar”.
  • Hace siglos, un niño y acompañaba y ayudaba a sus padres en sus labores cotidianas, y probablemente aprendía y heredaba su oficio. Hoy no sabemos ni lo que hacen nuestros padres. Mi padre trabajó para pagarme la universidad, pero yo jamás pisé la oficina en que él trabajaba, jamás supe qué hacía él allí durante toda la mañana, jamás me dijo “hazme estas fotocopias, ve al archivo a buscar tales papeles…”, ni siquiera sé si donde él trabajaba había un archivo o una fotocopiadora.
  • Si queremos volver a conciliar trabajo y familia, deberemos cambiar completamente nuestro sistema productivo. Y si no, si optamos por seguir considerándolos inconciliables, pues tendremos que seguir eligiendo: o trabajas, o haces vida familiar.

 

Estos retazos son parte  de una entrevista realizada al Dr. Carlos González. Su lucidez y sensatez desarman. Me ha encantado y por eso quería compartirla con vosotros. Una entrevista cargada de sentido y sensibilidad.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20100331/53900236179/carlos-gonzalez-los-ninos-que-duermen-con-sus-padres-tienen-menos-problemas.html#ixzz2zhG3QUrk

Frans Veldman y la ciencia de la afectividad. Haptonomía

Autor Martes, enero 14, 2014 2 Permalink 0

frans-veldman-embarazo-afectividad

 

Tuve la suerte de conocer a Frans Veldman en Alicante, en un curso sobre psicología del embarazo, parto y postparto. Mil novecientos noventa. Lo recuerdo perfectamente, un señor bajito, de pelo blanco y gesto cálido, que con aspecto entrañable, hablaba del poder curativo del tacto a través de las manos.  Ciencia de la afectividad o  encuentro psico-táctil.

“El derecho incontestable, fundamental y primordial del ser humano es el de la confirmación afectiva de su ser desde su concepción”. FransVeldman

Su mirada bondadosa recorría la sala, apoyando sus manos delgadas, sabias, sobre la madera del atril del orador. Con frases lentas y apasionadas contó orgulloso uno de sus más notables logros; la realización de versiones externas, es decir, conseguir que el bebe que se presenta de nalgas gire su cuerpecito para colocarse de cabeza, guiado por las manos de su madre y del terapeuta.

La haptonomía o la ciencia del afecto  a través del tacto, fue fundada por este médico holandés Frans Veldman, a raíz de sus intensas experiencias en la 2ª Guerra Mundial.

“Me marcaron gestos de humanidad extraordinarios e inolvidables, estos gestos  dejaron en mi interior huellas imborrables que  cambiaron mi vida».

A partir de entonces decidió consagrar su vida al estudio de la ciencia afectiva y emocional. Estructuro el conocimiento  de la capacidad sanadora del afecto sobre las personas y lo mostró al resto del mundo.

El termino haptonomía procede del griego hapsis, que significa “el tacto”. Aristóteles habló del término “hapsis” o “contacto físico” como método efectivo de sanación.

Aquel día él nos cautivo con sus palabras, mostrando a todas las matronas allí reunidas el movimiento vehemente y dulce de sus palmas con sincero entusiasmo. Me sorprendió escucharle hablar con las manos a ese señor nórdico que parecía mediterráneo. Con voz calmada afirmó que  través de su disciplina es posible trabajar traumas de la vida prenatal, el nacimiento y los primeros días de vida.

Recuerdo con qué pasión subía y bajaba el tono de sus palabras; apacible o rápido, luchando por colarse en nuestra estrecha mente científica para convencernos de que el amor no sólo mueve montañas. A veces miraba a la intérprete, y ésta a ratos sonreía ante el despliegue emocionado del profesor.

Su afán era mostrarnos que a través de este contacto afectivo o haptonómico, el bebé siente a nivel intraútero el afecto y la ternura de sus padres. Responde a sus caricias y juega con ellos.

El experto o terapeuta haptonómico es el que muestra a los padres los movimientos y gestos que deben hacerse con las manos para establecer comunicación con el bebé. En casa, la madre y el padre deben replicar estos pases suaves para obtener una respuesta de su hijo desde el vientre materno.

“El acercamiento humano haptonómico que se ha desarrollado sobre este fondo y que se manifiesta mediante una comunicación táctil característica, muy específica, genera un movimiento del alma benéfico”. F. Veldman

También habló de lo útil que resulta para la madre practicar estos movimientos durante el parto. Dichas caricias calman a la mujer y guían al bebe en su salida al mundo exterior.

Han pasado muchos años y esta forma de terapia o acompañamiento sigue siendo desconocida en los ámbitos obstétricos. Compañeros y ginecólogos  la contemplan como una dudosa e ingenua alternativa de ayuda.

Al final de su charla, nos miró detenidamente, levantado la vista de sus papeles para decirnos lo que todos sabíamos. Esté método no se apoya en estudios científicos, es una experiencia personal y subjetiva que algunas gentes consideran  pseudociencia. Su certeza era que funcionaba, su enseñanza, animarnos a probar.  Ahí estaban y están sus testimonios. El resto, la etiqueta, poco podía importar.

http://www.haptonomia.es/es/intro.php?mod=page&id=25

http://www.haptonomie.org/fr/

Curiosidades. La anciana que teje senos

Autor Jueves, octubre 24, 2013 2 No tags Permalink 0

 110309_knittit1Cuando una cree que lo ha visto todo es cuando empieza a asombrarse. Coral Charles-Dunne de más de 90 años dedica su tiempo libre a tejer senos de punto. Si, habéis leído bien.

Esta anciana coqueta, digna de admirar, realiza esta relajante actividad con el objetivo de ayudar a las futuras madres a promocionar  la lactancia materna. Tierno, muy tierno.

Alrededor de dos horas tarda en realizar estas “cositas” de diferentes tamaños. Con su mirada amable y esos dedos que el tiempo ha inclinado como ramas de árbol sabio, esté oficio es su labor cotidiana. Esta mujer, virtuosa de las agujas de  tejer, comenzó a hacer punto a la tierna de edad de 8 años. Ha tejido todo tipo de prendas para amigos,  organizaciones caritativas, refugiados  y huérfanos de Rumania. Le encanta tejer aunque reconoce que estos senos docentes son lo más inusual que ha realizado.  Asombroso.

Su particular labor de tetas lanudas, como les llaman, empezó a raíz de colaborar con un grupo de voluntarios que se reunían en la parroquia para ayudar a las madres con la lactancia. Una amiga buscaba a alguien que le tejiera unos senos para las prácticas y aunque al principio le pareciera un poco extraño, se dio cuenta de que las madres jóvenes no sabían amamantar. Decidió colaborar y desde entonces mantiene esta  particular  afición que la he hecho famosa más allá de su ciudad, Birmingham.

Contemplar esta instantánea tan extraña y emotiva y es que los seres humanos no dejamos de asombrarnos unos a otros.

Seguro que los pequeños jugaran a la pelota con ellos después de lactar y,  quizás cuando sean adultos recuerden con una sonrisa esos “artilugios” propios de Edipo.