Libros: “Para Vos Nací. Un mes con Teresa de Jesús” Espido Freire

Autor Martes, julio 28, 2015 0 No tags Permalink 0

retrato-Teresa-de-Jesús-y-maternidad

 

Parte biografía alternativa,  parte meditación sobre sus pensamientos y frases más relevantes, Espido Freire dialoga con Teresa sobre la dificultad de ser mujer en un mundo de hombres, el conflicto entre la espiritualidad y la acción, el espíritu de superación, la enfermedad mental, la escritura como terapia, los viajes, el ansia por el conocimiento, la necesidad del buen vivir/del buen morir, las relaciones con la familia como fuente de crecimiento o delimitación, la amistad hombre mujer, la vida contemplativa…  hasta construir una completa y original guía de vida.

Esta es la sinopsis que aparece en la contraportada de este sensacional libro que describe la vida de nuestra más querida y universal santa española, Santa Teresa de Jesús.

Siempre me ha maravillado la figura de esta mujer, menuda, revolucionaria, llana, sabía y alegre que hizo frente a una época oscura donde las voces femeninas no existían.

Este libro “Para Vos Nací. Un mes con Teresa de Jesús” de  Espido Freire retrata con maestría un siglo de  sombras en el que sobresalió con voz propia una extraordinaria mujer. Impensable en aquel entorno. Un ser con espíritu maternal que cuido al máximo a sus monjas. Una mujer que trasformo su propia vida y la de las personas que le rodeaban.

Los textos de Teresa, algunos de ellos aparecen en este libro,  rebosan cercanía, sensatez, sabiduría y un admirable sentido del humor. Elocuente y a la vez sencilla, trasmitía a todos una pasión desorbitada por aquello en lo que creía. Su amor a Dios y por extensión a las gentes más humildes, auténticas y genuinas.

Acabo de terminar este libro hace unos días. Me sorprendió gratamente. Es un libro ameno, revelador y sobre todo apasionado. Se nota que la santa ha dejado huella en la escritora.  Y es que tras quinientos años, Teresa sorprende, admira y enternece por igual a todos aquellos que la han leído, conocido y seguido.  Cuesta trabajo imaginar a una mujer en el aquel mundo, una mujer valiente, vital, incansable, viajera, integra que lucho por una idea y una visión.

Aquí os dejo algunos párrafos de este singular y maravilloso libro, que estoy segura que, como a mí, os encantará.

“Teresa no se cansó nunca de aprender, y demandó, siempre que le fue posible, una mejor formación. Aconsejaban a sus monjas que se confesaran con hombres de letras y, claramente, contradecía las órdenes religiosas y sociales de la época, que propugnaban el analfabetismo y la ignorancia del pueblo llano, sobre todo de las mujeres. Su curiosidad era tanta, y se vio tan poco satisfecha, que resulta admirable que llevara a cabo las obras que escribió con una erudición y unas lecturas muy escasas y sesgadas”

“La experiencia de Dios que tuvo Teresa fue absolutamente personal. Confusa, y compleja, dolorosa y con altibajos, pero como le indicaba la iglesia de sus días que debía hacerlo o como intentamos acercarnos a ella en la actualidad. Durante mucho tiempo anduvo a tientas. No importó que la traspasaran  éxtasis o visiones: no estaba segura de que aquello que la trastornaba fuera Dios, cosa que aún la alteraba más.”

“El relato de las Fundaciones de Teresa, y de las cartas que redacta desde la creación de su segundo convento hasta su muerte no son sino la crónica renacentista de una emprendedora sin ánimo de lucro, que pasó, sin ahorrarse una coma, por el mismo camino por el que arrastraría yo los pies cinco siglos más tarde pero sin inspiración divina.”

 “Cuando Teresa escribe, extrae un placer más que obvio del hecho de fijar sus pensamientos. Casi se puede observar cómo fluyen, de qué manera se organizan en las páginas escritas a toda prisa, en tiempos de auténtico récord. Las monjas dicen que su pluma volaba mientras ella miraba al infinito, en una suerte de escritura automática”

“ Queda mucho por recorrer de la mano de Teresa, con ella cerca, o con sus palabras como inspiración. El calendario se acaba, el tiempo se agota. Un mes nuevo comienza, no ya con la Santa, pero sí con una certeza incuestionable. No hay vuelta atrás. Viva o muerta, Teresa provoca ese efecto. No soy la misma hace un mes, no pienso lo mismo de ella, ni de mi. Las puertas se abren, los libros se cierran. El camino se extiende ante mis ojos”

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *