El parto y la desconcertante fase de transición

Autor Miércoles, noviembre 5, 2014 2 Permalink 0

Fases-del-parto

En el parto siempre hay un punto de inflexión que desmorona tus creencias, tu ilusión, tus expectativas. La fase de transición, un camino entre la dilatación y el periodo expulsivo. Una frontera visible e invisible capaz de deslucir tu confianza como si de un terremoto imprevisto se tratara.

Hablo de la fase de transición en un parto normal. Una etapa de va desde los 7, 8 cm hasta los 10cm o dilatación completa. En estos momentos las contracciones aumentan de intensidad y duración. Surgen con una frecuencia alarmante cada dos o tres minutos y una eternidad de casi noventa segundos. A todo ello hay que añadir un dolor que desconcierta y desespera a la vez.

¿No estoy de parto? La historia interminable de la fase Latente o Pródromos

Autor Miércoles, mayo 7, 2014 4 Permalink 0

“Nunca darse por vencido y la buena suerte le seguirá a uno”

Michael Ende

Estoy-de-parto-Fase-prodromos-parto-latente

               ¿Estoy de parto? La eterna duda.  Cuando vi a Luisa aparecer me quedé de piedra. En quince días había acudido a urgencias pensando que estaba de parto, ¡siete veces! ¿Qué sucedía? A pesar de ser su segundo hijo, el primero fue inducido, provocado, no contaba con referencias propias. El marido asustado viéndola moverse de forma anormal y la madre llamando por teléfono sin descanso, la obligó a subir al hospital para ver si esta vez era verdad. Lamentablemente, tras un monitor o registro cardiotocográfico, regresó a casa.

                Un segundo embarazo conlleva más molestias que el primero, ¿Por qué? Los músculos han perdido tonicidad,  el útero ha sufrido un estiramiento previo, se encuentra más débil  y la tensión en el pubis es mayor. La presión emocional por terminar con todas esas, a veces terribles, incomodidades es enorme y a la menor sensación de contracciones la confusión, es inevitable.

   En el parto hay varias fases desde que empieza hasta tener a tu hijo en brazos:

Fase latente o pródromos, al principio antes de alcanzar los 3cm. Fase activa, de 3 a 7 cm de dilatación. Fase de transición, de 7 a completa o 10cm y Fase de expulsivo, desde que se sienten los pujos, ganas fuertes de empujar, hasta que sale el bebé.

Hoy voy a hablar de esa primera fase, desalentadora, cansada y desmoralizada que no termina de acabar. Los dichosos pródromos o fase latente. Es una fase de espera, de preparación.

¿Cómo saber cuándo estás de  parto? La pregunta del millón. Más o menos estas son las conductas que puedes experimentar:

  • Sientes una explosión de energía 24-48 horas antes del parto.
  • Notas un descenso del peso, entre 0,5 y 1.5 kg, debido a un cambio de electrolitos.
  • Puedes tener diarreas, indigestión, nauseas, vómitos justo antes del comienzo.
  • Te sientes muy comunicativa y receptiva. Entusiasmada, habladora, sonriente y con ganas de conversar.
  • Expresas alegría y ganas de que el parto avance.
  • Muestras independencia en tus cuidados y necesidades corporales.

Las características de las contracciones serían:

  • Comienzan en la zona baja de la espalda y se irradian, se extienden, hacia ambos lados del abdomen.
  • No se alivia al caminar e incluso puede intensificarse al andar.
  • La frecuencia de las contracciones oscila entre  5 y 10 minutos y suelen durar entre 30 y 40 segundos.
  • Progresivamente vas notando un acortamiento gradual de los intervalos.  Aumenta la frecuencia y con ella, la intensidad.

¿Qué puedes hacer mientras tanto?

  • Realizar actividades livianas, ordenar alguna cosa pendiente.
  • Preparar la bolsa que llevarás a la clínica u hospital.
  • Distraerte viendo alguna película, caminando, moviéndote.

En resumen, no te observes demasiado, deja pasar el tiempo y entonces si estás de parto, lo notarás, lo sabrás sin necesidad de anotar la frecuencia de las contracciones, sin tener a tu pareja reloj en mano o a tu madre insistiendo en salir corriendo.

Antes, cuando las mujeres notaban las primeras contracciones se ponían a trajinar por la casa, dejando comidas preparadas, haciendo conservas u ordenando armarios. El resto era esperar. Esperar sin prestar atención a que aumentaran la frecuencia y las molestias o sentir que habían desaparecido. Como rachas de viento. Así es esta fase. Rachas de contracciones que vienen y van. Paciencia y actividad. Tu cuerpo es sabio, ya lo verás.

http://blog.elembarazo.net/cronica-de-una-gestante-primeriza.html

Danza de la pelvis en el parto. Parir en movimiento

Autor Martes, marzo 11, 2014 0 Permalink 0

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=n43FJxTjBuQ&w=560&h=315]

“Leamos y bailemos, dos diversiones que nunca hacen daño al mundo” (Voltaire)

 

Cuando le dije a Carmen que  la cabecita de su bebé ya se había colocado perfectamente para salir, sonrió aliviada. Después de varios cambios de posturas, hacia un lado y otro de la cama, de levantarse, sentarse, agacharse, inclinarse y permanecer un tiempo en cuadripedia (a cuatro patas), por fin la coronilla azabache de la pequeña Alba asomaba ligeramente en forma de  círculo.

Durante el parto es frecuente y hasta aconsejable que realices cambios de posturas, para favorecer que tu hijo se adapte y acople su cabecita para poder bajar y salir.

En el embarazo, tus ligamentos y articulaciones se encuentran más flexibles, debido a una serie de hormonas. Gracias a la relaxina y la progesterona, los ligamentos que unen los huesos de la pelvis se aflojan y la elasticidad de las caderas aumenta considerablemente.

¿Por qué sucede esto? Para facilitar al bebé, mejor dicho su cabeza, que es la parte más compleja de todo el cuerpo, pase  a través de ese pequeño pero difícil túnel en forma de embudo que es la pelvis.

Te dejo un vídeo que muestra de una manera magistral cómo se mueve la pelvis y se trasforma durante el parto para que pueda pasar tu hijo. También ofrece alternativas de movimientos y posiciones para lograr esos cambios. En la segunda parte del mismo podrás comprobar como funciona la pelvis.

Núria Vives, pedagoga y experta en terapia psicomotriz, imparte formación  sobre la pelvis dinámica, con el objetivo de ayudar a la mujer a que utilice sus recursos para optimizar el parto.

“Esta original Pelvis Femenina está compuesta por tres articulaciones unidas con elásticos resistentes y regulables. Permite el movimiento del sacro, los 2 huesos ilíacos (coxales) y los fémures de manera independiente, para así poder mostrar los movimientos intrínsecos de la pelvis durante el proceso del parto. La pelvis móvil “parir en movimiento” es una herramienta imprescindible para poder enseñar de manera visual y didáctica la movilidad de la pelvis en relación con el trayecto realizado por el bebé durante el proceso del parto”.

                                                                                                    N. Vives

En este vídeo de  sesenta minutos,  podéis ver claramente las enseñanzas de Nuria de forma práctica y brillante. Muy util para embarazadas y profesionales.

, [youtube http://www.youtube.com/watch?v=oI5NM1WWufw&w=560&h=315]

Si eres estudiante de matrona o compañera, aquí, en  http://www.federacion-matronas.org/revista/matronas-profesion/sumarios/i/13267/173/la-movilidad-de-la-pelvis-en-el-expulsivo podrás leer y descargar un artículo sobre la movilidad de la pelvis en el expulsivo.

http://www.nuriavivesanatomia.com/index.php

La placenta, ese árbol mágico y esencial

Autor Martes, febrero 18, 2014 0 Permalink 0

 La placenta, funciones de la placentaTras el parto es frecuente que la madre pregunte por la placenta. Desea saber cómo es. Hasta ahí todo perfecto. El problema es que la mayoría  de mujeres al verla ponen una cara de repulsa asombrosa. A veces, la he mostrado explicándole las dos caras y las membranas, tal y como estaría su bebé ahí dentro.

Tardan unos segundos en girar la cabeza y dejar de mirar. Cuando le informo que gracias a ella su hijo está en el mundo, modifican ligeramente el gesto tosco y terminan comentando que, a pesar de su importancia, es una cosa rara no muy agradable de contemplar. Una especie de árbol caído, extendido.

Y es que ese órgano vital es el gran desconocido en el universo gestante. Su nombre femenino procede del latín y significa “torta plana”. Cierto, una torta roja de unos dos cm de espesor y unos 20 cm de diámetro que suele pesar alrededor de 500 grs.

Empieza a formarse en la segunda semana, antes incluso de saber que estás embarazada. Sin ella no sería posible la vida. Es una especie de madre interna, que produce sus propias hormonas, un filtro fundamental que nutre y alimenta al bebé. Además,  proporciona oxígeno y lo recicla transformándolo en anhídrido carbónico para ser eliminado al exterior por la madre.

La vida de una placenta es efímera, dura las mismas lunas que  dura un embarazo. A partir de las cuarenta semanas comienza a envejecer y adelgaza como una bondadosa  anciana que, a pesar de estar en sus últimos días,  cumple su función y aguanta  pacientemente  hasta el momento final: el parto.

Una de sus caras, la cara fetal o placa coriónica, es un cruce de  vasos sanguíneos, senderos que convergen en el centro, donde se halla el cordón umbilical. El cordón, esa especie de camino de Santiago donde peregrinan las venas y arterias que forman la cara fetal. Su superficie es suave como una caricia. Recubierta de las  membranas que forman la bolsa, el amnios y el corión, esta cara  parece el velo  de una  novia  arropando el hueco que dejo el bebé.

La cara materna o placa basal la forman una serie de cotiledones, consistentes y esponjosos. Grandes racimos apiñados unos con otros, del color del vino tinto. Si la pudiéramos mirarla al microscopio, de cerca, cuando aún está dentro, contemplaríamos un gran árbol de raíces ancladas en la madre tierra, la pared del útero.Estructura de la placenta

Al desprenderse y salir, lo que llamamos alumbramiento,  se produce un sangrado y estas pérdidas que se dan en el posparto, son los restos de las pequeñas heridas, agujeritos, que ha dejado la placenta al salir.

Hace años guardábamos la placenta para un laboratorio de cosmética, hoy se tiran y se incineran como restos biológicos.

En algunas culturas realizan rituales con la placenta. En este enlace podéis leer algunas curiosidades.

Actualmente algunos grupos de mujeres  favorecen la placentofagia, es decir ingerir la placenta en cápsulas, infusiones o cocinada. Una práctica que por regla general resulta repulsiva, a pesar de que algunas actrices,  ciertas tribus y todos los mamíferos lo hagan.  No hay evidencia de daños ni de beneficios, se cree que es más una moda que una necesidad.

Hace unos años, una mujer me pidió llevarse su placenta, para plantarla bajo un árbol que habían trasplantado cuando supo que estaba embarazada. Me pareció un gesto  lírico y romántico. Me hablo de que en Australia hay un árbol de placenta, donde se enterraban todas las placentas de la tribu y ese  árbol era el más saludable, grande y alto de todos. Poetas.

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas

el fango en flor, y sé lo que me dices;

ya sé que con tus propias hojas secas

se han nutrido de nuevo tus raíces.

                                        Antonio Machado

http://www.maternofetal.net/2placenta.html

http://matronataurt.blogspot.com.es/2014/01/la-placenta-y-los-arboles.html