El parto en la pantalla. Una escalera al revés.

Autor Viernes, julio 8, 2016 0 Permalink 0

Parto-en-el-cine-television-peliculas-sobre-embarazo-parto

“Las palabras nunca alcanzan  cuando lo que hay que decir desborda el alma” Julio Cortázar

Dicen que la ficción imita la vida. Quizás.  En temas de parto no sé si considerarlo una burda imitación o un tierno desacierto. Puede que solo sea ingenuidad, la que lleva a escritores y guionistas a colorear la realidad para adaptarla a las luces cinematográficas.  Algo así como subir una escalera al revés.

El cine y  la televisión son un juego de luces y sombras  que con frecuencia nos pintan una realidad superficial, banal. Los partos en la pantalla aparecen como una pantomima o un asunto excesivamente dramático. Irreal. Y es que la normalidad no tiene ningún valor televisivo. El drama sube la audiencia. Y en el tema de maternidad, o lo colorean de comedia o de auténtica tragedia. No hay términos medios. Una imitación de la realidad tan edulcorada que difícilmente puede ser creíble y que al final consigue el efecto contrario, un entretenimiento deformado y sesgado.

Ina May Gaskin (2003) afirmaba, “las exigencias de la televisión comercial y el cine han dado lugar a la propagación de muchos mitos y conceptos erróneos acerca de parto y el nacimiento… Las mujeres y las niñas criadas con este tipo de información, sin un conocimiento preciso, aprenden a  equiparar el dolor del parto con el peligro. El dolor se presenta como si pudiera ser fatal “

El parto en la pantalla. Una exageración basada en hechos reales. Una escena sintetizada con cientos de realidades. Lo que podía ser un momento conmovedor, intenso y agradable el celuloide lo convierte en una parodia o un drama.

Hace un par de semanas, Ana, una gestante de 38 semanas, no terminaba de creer que no estuviera de parto. Recuerdo que tras ponerle el monitor y explicarle la situación, me dijo que se sentía fatal. Recordaba escenas de partos en tv y además del miedo que sentía, se veía  confusa, desorientada, perdida.

No lo entiendo. He venido cuando he sentido las primeras contracciones. Estábamos paseando   cuando de pronto he notado la tensión en el vientre. Una dureza y una molestia que me bajaba por los muslos, como un calambre. Muy fuerte. Tuve que detenerme. Cogimos el coche y al llegar  aquí  me dicen que tengo el cuello cerrado. ¡Cerrado!  De verdad no lo comprendo. El otro día en una película, ella empezaba con contracciones, como yo,  en un centro comercial y casi no llegan al hospital. ¿Y ahora qué? La ginecóloga me ha dicho que pase la noche aquí y mañana si sigo igual, a casa. Esperar. ¿Esperar a qué? Qué torpe me siento. Qué torpe.

¿Qué diferencias hay entre un parto televisivo y uno real?

  • En la pantalla el parto se desencadena de forma brusca, repentina. Aparece una contracción que hace las veces de campana y anuncia que el bebé va a llegar ¡ya! En la vida real, las contracciones vienen y van como salvas, agrupadas. Aparecen y desaparecen con facilidad. Desde la primera contracción prodrómica o de preparación hasta que se desencadene el parto, pueden pasar días o semanas.
  • La gestante rompe bolsa, generalmente en un sitio público, lleno de gente y todo se pone en marcha como si de un incendio se tratara. Nervios, prisas, urgencias, sensación de gravedad inminente porque el bebé puede salir en cualquier momento. La mayoría de veces desde que se rompe aguas hasta que comienza el parto, suelen pasar horas, bastantes horas.
  • El momento del parto; el expulsivo, los pujos, la salida del bebé; se reviste de un dramatismo exagerado. Gritos, insultos, conductas agresivas, desmayos y un sinfín de teatralidad. A todo ello, suelen añadirse casos dramáticos, desafortunados, que por suerte, se dan con escasa frecuencia.  El expulsivo es un momento duro, intenso, agotador, hermoso, liberador. Colorear ese momento de drama y desesperación es desorbitar el instante.

Un estudio realizado por la profesora Sarah Clemente sobre la distorsión del nacimiento en la televisión británica en 1993, mostró que  la mayoría de partos fueron retratados como un proceso rápido e impredecible, inesperado. De los 92 nacimientos emitidos, cuatro bebés y una madre murieron y otros cinco bebés y cuatro madres sufrieron complicaciones que amenazaban la vida. Como veis, bastante efectista, televisivamente hablando.

Todo esto sucede en series de tv y películas en las que aparece un parto. Por suerte, cuando la película trata de la maternidad, entonces sí se produce un fiel reflejo de lo que puede ser el hecho materno.

Comparto con vosotros un par de artículos geniales  sobre embarazo y parto en el cine,  publicado en la revista “Pediatría Atención Primaria.   En él, el neonatólogo Javier González de Dios, uno de los autores, afirma que sería bueno prescribir determinadas  películas.

  • No llores mujer (Christy Turlington, 2010);
  • Nacer-Diario de maternidad (Jorge Caballero, 2012);
  • Néixer (Ana Victoria Pérez, 2012)
  • Un feliz acontecimiento (Rémi Bezançon, 2011).

Son grandes películas que nos hacen pensar y tomar concienciar sobre lo que de verdad importa; los conflictos del embarazo, el tema  del parto, las dificultades del parto respetado y el problema de la maternidad como reto, como experiencia trasformadora de la mujer, de la pareja, de la familia.

A Ana, la gestante de la que os hablé, le dieron el alta al día siguiente. Hizo tres visitas más al hospital antes de que ingresara de parto. Un parto rápido, precioso y nada dramático. Por suerte, la realidad  suele ser más bondadosa y plena que  la ficción. Cuidaros.

 

Instrucciones para subir una escalera al revés

Julio Cortázar

En un lugar de la bibliografía del que no quiero acordarme, se explicó alguna vez que hay escaleras para subir y escaleras para bajar; lo que no se dijo entonces es que también puede haber escaleras para ir hacia atrás. Los usuarios de estos útiles artefactos comprenderán, sin excesivo esfuerzo, que cualquier escalera va hacia atrás si uno la sube de espaldas, pero lo que en esos casos está por verse es el resultado de tan insólito proceso. Hágase la prueba con cualquier escalera exterior. Vencido el primer sentimiento de incomodidad e incluso de vértigo, se descubrirá a cada peldaño un nuevo ámbito que, si bien forma parte del ámbito del peldaño precedente, al mismo tiempo lo corrige, lo critica y lo ensancha. Piénsese que muy poco antes, la última vez que se había trepado en la forma usual por esa escalera, el mundo de atrás quedaba abolido por la escalera misma, su hipnótica sucesión de peldaños; en cambio, bastará subirla de espaldas para que un horizonte limitado al comienzo por la tapia del jardín, salte ahora hasta el campito de los Peñaloza, abarque luego el molino de la Turca, estalle en los álamos del cementerio y, con un poco de suerte, llegue hasta el horizonte de verdad, el de la definición que nos enseñaba la señorita de tercer grado. ¿Y el cielo? ¿Y las nubes? Cuéntelas cuando esté en lo más alto, bébase el cielo que le cae en plena cara desde su inmenso embudo. A lo mejor después, cuando gire en redondo y entre en el piso alto de su casa, en su vida doméstica y diaria, comprenderá que también allí había que mirar muchas cosas en esa forma, que también en una boca, un amor, una novela, había que subir hacia atrás. Pero tenga cuidado, es fácil tropezar y caerse. Hay cosas que sólo se dejan ver mientras se sube hacia atrás y otras que no quieren, que tienen miedo de ese ascenso que las obliga a desnudarse tanto; obstinadas en su nivel y en su máscara se vengan cruelmente del que sube de espaldas para ver lo otro, el campito de los Peñaloza o los álamos del cementerio. Cuidado con esa silla; cuidado con esa mujer.

Consumismo innecesario en el embarazo. La feria de las vanidades

Autor Miércoles, septiembre 10, 2014 2 Permalink 0

Consumismo-en-el-embarazo

La valentía nunca pasa de moda.  William Thackeray

Cuando no estaba embarazada no era consciente de la cantidad de necesidades que iba a tener después, o mejor dicho, las que la sociedad me ha creado. La que habla es una joven madre agobiada por ese bombardeo continuo y consumista que no cesa de aparecer.

Por más vueltas que le doy, la conclusión es idéntica: el embarazo es un proceso normal, fisiológico que sucede en el 90% de los casos en mujeres sanas,  que han decidido ser madre. Sin embargo navegando por ese océano de web o sencillamente paseando por la calle, aparecen magos sin chistera que solucionan con su varita mágica monetaria los, al parecer,  incontables problemas a los que se enfrenta una gestante, dando la impresión de que gestar es casi sinónimo de enfermar.

La sensibilidad propia de este estado y el bombardeo publicitario han hecho que el valor de la emotividad se convierta en necesidad, palabra más suave y vaporosa que la agresiva y vulgar consumo. Y para ello que mejor que sea a través de un enfoque multidisciplinar. Es decir, empresas, particulares, profesionales y un largo etc. que ofrecen soluciones económicas y eficientes. Una singular industria que  juega con el componente emocional, sobre todo del primer embarazo.

Y me pregunto, ¿soluciones a qué? Quizás sean soluciones comerciales de quienes buscan contemplar el embarazo como un proceso patológico del que desean obtener su parte del pastel. Un embarazo no es un problema a solucionar.

Los cuidados que las mujeres recibían de sus madres, amigos, familiares y pareja, son ahora inexistentes y al parecer perjudiciales.  Las futuras madres aparecen como dependientes de legiones de expertos cuya única misión es hacer la incómoda vida de la gestante, más placentera.

Un fenómeno ya estudiado por la psicología social. John French y Bertram Raven estudiaron las relaciones de poder en la sociedad. El poder del experto. La capacidad de poder que otorga ser competente en algo, especialmente si los otros ignoran todo o parte y se manifiesta en aceptar sus directrices sin cuestionamiento alguno.

Farmacéuticos que cuidan de las embarazadas ¿Cómo? Osteópatas que poniéndote en sus manos desde antes de la gestación hasta el parto logran una armonía corporal perfecta. Podólogos que miman con esmero los sufridos y edematizados pies. Médicos estéticos  que mediante infiltraciones en la dermis de factores del crecimiento (plasma rico y pobre en plaquetas, es textual) previenen las antiestéticas estrías. Dietistas que ofrecen valiosísimos consejos de un experto en nutrición. Fisioterapeutas que ayudan a llevar mejor el embarazo y dentistas, porque solo un odontólogo puede darte medidas preventivas para reducir las bacterias de tu boca.

A todo esto se une un arsenal de productos de belleza, prevención y ropa premamá de última moda que te hará sentirte más guapa y radiante en esta etapa única de tu vida.

¿De verdad necesitas todo ese ejército de “expertos” para estar bien? Sensatez y sentido común. Dieta mediterránea, descanso, caminar y un largo etcétera de medidas sabias y saludables que todos conocemos. Pregunta a tu matrona, es el profesional más cercano y el que mejor  te puede ayudar.

Es triste que manipulen a personas que además de grandes y fuertes, hace falta grandeza y sabiduría para querer ser madres, son más vulnerables y sensibles que en cualquier otra etapa de la vida. Ser valiente también es ser poderosa e independiente  lejos de las modas.  Piensa en ello. Eres más fuerte de lo que crees.

Gracias a todos Materliter cumple su primer año

Autor Sábado, agosto 2, 2014 7 Permalink 0

 

Maternidad y Literatura. Materliter

No puede responder otra cosa que gracias y gracias” (William Shakespeare)

Hace unos meses me preguntaron sobre el perfil de mis lectores. Sonreí y dije: buena gente. Esas son las dos palabras que mejor os definen; buena gente.

Hoy Materliter cumple un año y desde aquí, vuestro lugar, quiero agradecer a todos la acogida, calidez y apoyo recibido. Está claro, el mundo de la maternidad y las emociones nos tocan a todos la fibra. El escritor Stefan Zweig decía: Es la época la que pone las imágenes, yo tan sólo me limito a ponerle las palabras. Cierto, muy cierto.

Gracias al artista, Juan Diego,  compañero de una residente de matrona que hizo el logo, una auténtica maravilla.  logo def

Gracias a mis compañeras matronas y matronos. Gracias a los que comparten inquietudes, a los que nunca lo harán, a las que luchan, a los que no saben cómo hacerlo, a los que han cambiado, a los que temen el cambio, a las jóvenes y no tan jóvenes que acunan momentos mágicos, alegres, dulces, a veces dolorosos y, que ahí están.

Gracias a los que aman los libros, los incondicionales del saber, a los que leen con el hijo en brazos, a las que lactan mientras leen y  a las que miran con nostalgia los libros que algún día leerán.

Gracias a los hombres que pasan por aquí, los que se quedan y los que se marchan. Gracias a los padres que se preocupan, los que quieren preocuparse,  los despistados, los metódicos, los del lado femenino, los que lloran, los que no supieron llorar, los que acompañan siempre, los desorientados, los que aprenden, los que no saben cómo formular preguntas,  todos.

Gracias a las abuelas, las comprensivas, las perfeccionistas, las que olvidaron sus errores, las que quieren agradar, las serias, las prudentes, las antiguas, las modernas, las sufridoras, las calladas, las que hablan demasiado, las que adoran a los nietos, las orgullosas de sus hijas, yernos, hijos, nueras y son incapaces de hacérselo llegar.

Gracias a las residentes de matrona, jóvenes, hombres y mujeres  que sueñan con cambiar el sistema; ojalá y lo consigan;  las sorprendidas del abismo entre la teoría y la práctica, las habladoras, las tímidas, los inconformistas, las inquietas, las apocadas, las estudiosas, las que no se atreven a protestar, todos.

Gracias a los compañeros celadores, limpiadoras, auxiliares, profesionales,  enfermeras, ginecólogos, anestesistas, pediatras y  psicólogos que respetan y cuidan a las madres y sus hijos, de los que aprendo día a día y brillan por su  buen hacer.

Gracias a los lectores de allende los mares. Gentes de todos los continentes, gente de sesenta y dos países han visitado este blog. Gracias a los seguidores, las personas que escriben comentarios, amigos, conocidos, familia, a todos.

Mi agradecimiento  a todos los que pasáis por aquí. La buena gente que visita Materliter convencidos de querer hacer entre todos;  aquí caben todas las gentes de buena voluntad; un mundo mejor. Esta celebración es vuestra.

 

“Quisiera que mi libro’  Juan Ramón Jiménez.

Quisiera que mi libro
fuese, como es el cielo por la noche,
todo verdad presente, sin historia.
Que, como él, se diera en cada instante,
todo, con todas sus estrellas; sin
que, niñez, juventud, vejez, quitaran
ni pusieran encanto a su hermosura inmensa.
¡Temblor, relumbre, música
presentes y totales!
¡Temblor, relumbre, música en la frente
-cielo del corazón- del libro puro!

Sombras de la Maternidad

Maternidad

Nadie te habla sobre las sombras de la maternidad. Cierto. En el tren, una mujer me contaba: me considero una mala madre porque no  he cubierto todas mis expectativas. Mi abuela fue una mujer sufridora,  paciente, mi madre abnegada y dócil. Detesto que esas cualidades sean las que definan la maternidad. Lucho por mantener mi condición de mujer, de persona, por encima de la de ser madre.

Ella tenía un hijo de tres años y otro que venía de camino. Sus palabras reflejaban la lucha titánica que mantenía consigo misma entre la construcción social y personal de ser una buena madre y la realidad de la misma cargada de luces y sombras. En ocasiones, demasiadas sombras.

Hablaba moviendo nerviosamente las manos, sin dejar de tocar su ondulado pelo negro. Lo que peor llevaba era el silencio ante amigos o familiares. No podía ni quería hablar de ello con nadie de su mundo cercano. Temía contarle sus pensamientos a su pareja; si él lo supiera, decía, me miraría como un monstruo.

Yo era una extraña a la que nunca volvería a ver, pero ¿y los otros?, ¿qué pensarían los demás si la escucharan? Vivía entre el deseo, el inmenso amor que sentía por su hijo y el rechazo al mismo por el tiempo absorbido, el cansancio y una extraña  insatisfacción que se había apoderado de ella.  Ese agotamiento mental, esa dependencia emocional, intensa, paralizante,  abrumadora,  suponía una pérdida de identidad personal en favor del nuevo rol asumido.

Jane Lazarre, poetisa y ensayista,  lo expresa así: “Temblarán y temblaré mientras nos saludamos, y haremos algún comentario sobre el tiempo y algún otro sobre el bebé, y ninguno sobre nuestros maridos, que no volverán hasta que oscurezca para ayudarnos con los niños mojados, fríos, malhumorados, y tampoco ningún comentario sobre nosotras. Para unas y para otras, para los niños pequeños y para los padres ausentes, somos madres. Soy la madre de Benjamin y en breve le daré los buenos días a la madre de Matthew”.

Creo que esa contradicción la hemos experimentado en algún que otro momento, aunque no nos atreviéramos a hablar de ello. Una especie de dulzor insípido y a veces ácido. La escritora A. Rich lo refleja de esta forma.

“Mis hijos me causan el sufrimiento más exquisito que haya experimentado nunca. Se trata del sufrimiento de la ambivalencia: la alternancia mortal entre el resentimiento amargo y los nervios crecientes y salvajes, y la gratificación y la ternura más felices…”, Adrienne Rich,

Cuando la mujer del tren se despidió de mí, no dijo su nombre, me pidió que no le hiciera caso, solo necesitaba liberarse del desasosiego que siente entre lo que se espera y lo que vive por dentro. Sonreí y le dije que en algún momento de nuestra existencias todas hemos sentido lo mismo. ¿Y por qué no lo cuentan? Contestó alzando la voz. Levanté los hombros y callé.  No había una respuesta. Se marchó y me estrechó la mano antes de decirme adiós.

Viéndola marchar a paso lento tirando de su maleta azul, pensé que muchas madres viven y han vivido como la mujer del tren, sobreviviendo a esta montaña rusa de luces y sombras que es la maternidad.

Creo que debemos abrir un poco nuestra alma de madre y mostrar los claros y oscuros del devenir de las horas, aunque tan solo sea para ayudar a otras mujeres a sentirse como lo que son, lo que somos, seres complejos cargados de nubes y sol. Un gran sol.

Os dejo este magnífico reportaje sobre los claro oscuros del ser padre y madre.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=Kd__HOERWQ8&w=560&h=315]

 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-caras-maternidad/1615306/

 

 

Stand Up for African Mothers.Apadrina una matrona y protege a las mujeres Africanas.

Autor Miércoles, abril 9, 2014 2 Permalink 0

 

 Midwifes. Matronas por África, Matronas Africanas

“Hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos la mano  uno delante de otro”

William Shakespeare

Siempre es tiempo de ayudar a los demás. La solidaridad nos hace sentir mejor y en el fondo de nuestro corazón todos queremos ser mejores personas. Cierto.

Os presento un proyecto que cuando lo vi me pareció magnifico: Apadrinar a una mujer africana que ha decidido ser matrona. La mortalidad en el África subsahariana es muy elevada, y el papel de la matrona es fundamental para ayudar a cerca de un 50% de mujeres que traen sus hijos al mundo sin ningún tipo de cuidados ni de asistencia obstétrica.

Hace años, escuche a una matrona de Sudáfrica contar su lucha y su trabajo para erradicar la ablación o mutilación genital femenina. Recuerdo el sol de la calle y el frio de dentro escuchándola hablar. Le preocupaban las niñas, las madres.  Grabó con su rudimentario vídeo casero una espantosa escena de una mutilación hecha a una niña de diez años con un infame trozo de cristal. Me sobrecogió aquel espectáculo. Ella se encargaba de ir, a pie, de aldea en aldea mostrando a las madres lo que hacen a sus hijas. Porque  esas pobres madres, las obligan a esperar lejos mientras la barbarie para no escuchar los gritos de sus pequeñas. Esta compañera, admirable, consiguió convencer a muchas mujeres en esa lucha titánica para erradicar esa injustificable práctica inhumana. Había viajado a España para recaudar fondos y ayudar a otras matronas de su país.

AMREF es la mayor organización internacional sanitaria de origen y gestión completamente africanos. El nombre AMREF corresponde a las siglas en inglés de African Medical and Research Foundation (Fundación Africana para la Medicina y la Investigación).

Ellos han lanzado la campaña internacional  Stand Up for African Mothers, para disminuir la mortalidad materna y la mortalidad infantil. Entre sus objetivos están  formar a 15.000 matronas africanas antes de 2015 y equipar más centros de salud.

AMREF también están detrás de la admirable  propuesta de proponer a una  matrona africana, Esther Madudu, como candidata al Premio Nobel de la Paz 2015, como símbolo de la lucha de las matronas africanas por la vida de las madres. “Ella sola tiene que atender a las madres embarazadas que vienen a la consulta, asistirlas en los partos, hacer los test de VIH/SIDA, llevar adelante el programa de salud reproductiva para adolescentes, encargarse de las vacunas…, incluso tiene que caminar todos los días para conseguir el agua que necesita en su ambulatorio. Además, ella no hace turnos porque no tiene quien la sustituya, ella está de servicio 24 horas al día” http://blogs.elpais.com/africa-no-es-un-pais/2012/09/esther-madudu-un-ejemplo-de-matrona-africana.html

Desde la página web de la organización se puede contribuir al proyecto Stand Up For African Mothers apadrinando matronas con el objetivo de ayudar a financiar la formación y manutención de las mismas durante los tres años que dura su instrucción.

Conmovedor. Son pequeños gestos de bondad con los que  podemos mejorar el mundo. Os animo a colaborar y difundir esta gran idea.

¿Cómo colaborar? Cuando su responsable Alejandro me dijo la cifra mínima,  sonreí. ¡Sólo 50ctms al mes o 6€ al año! Ya veis, apenas un gesto, un apretón de manos. Una ayuda, que aunque para nosotros sea insignificante, para ellas,  mujeres, matronas y madres significa salvar una vida. Como reza su lema: Dar vida sin perderlas.

Este es el enlace de su página. Gracias en nombre de todas ellas.

http://www.amref.es/index.php/mod.pags/mem.detalle/relcategoria.1054/id.149/nopath.1/relmenu.75

 

Aplicaciones informáticas gratis para embarazadas

Autor Miércoles, diciembre 4, 2013 0 Permalink 0

apps móviles embarazo

Vivimos en un mundo informatizado, nos guste o no.  Apps de  smartphone, móviles,  dispositivos electrónicos, es decir, aplicaciones informáticas. Y como no podía ser menos, las aplicaciones para llevar o sobrellevar un embarazo abundan como peces en el agua. Guías electrónicas de los mejores alimentos, de las fechas de las ecografías, del desarrollo de vuestro bebé, de la música que le gusta, de escribir un diario, de intercambiar dudas…todo lo que imaginas y mucho más está en el mundo virtual.

Atrás quedaron los cuadernos, las hojas  donde los padres pacientemente anotaban la frecuencia  y duración de las contracciones. Los tiempos cambian y a veces encuentro a una gestante prodrómica (en fase de preparación al inicio del parto) que ha seguido el contador de contracciones para saber cuándo acudir. Son ellas, las que me hablaron de este tipo de inventos, apps gratis, incluso hay aplicaciones con música para los bebes que se aplican con un pequeño cinturón en el abdomen o directamente desde el móvil.

 

Esta es una breve relación de las más utilizadas en español y con descarga gratuita.  Abajo dejo los enlaces de varias web con aplicaciones para pequeña todo tipo de dispositivos, gratis y de pago.

Mi Embarazo (Hero Baby)

Una aplicación  muy completa. Incluye seguimiento sobre la evolución de tu cuerpo y del desarrollo del bebé. También se encuentran consejos de salud, sugerencias de nombres de bebés y recomendaciones sobre alimentación y ejercicios recomendados.

Descárgala en Google Play GRATIS

Mi embarazo día a día (Baby Center)

Una aplicación muy aconsejada para futuras mamás. Para algunos, la mejor aplicación Android para seguir el embarazo. Ofrece diariamente consejos e información sobre salud, nutrición, crecimiento del bebé y un largo etc.

Descárgala en Google Play GRATIS

El embarazo semana a semana

Ofrece consejos para cada semana, clasificados por temas. Es una aplicación novedosa por tener en cuenta a los padres, ofreciendo consejos y ayudas de todo el proceso del embarazo y parto.

Descárgala en Google Play GRATIS

Contador de contracciones.

Una herramienta muy práctica para los momentos previos al parto. Informa sobre como tienen que presentarse las contracciones para saber si estas de parto. Frecuencia, duración e intensidad son parámetros que maneja este contador de contracciones.

Espero que os sean útiles y sirvan para ayudaros en este entrañable y no tan entrañable  camino hacia la maternidad.

Partos. Frases dichas, conceptos erróneos. Ficciones

Autor Lunes, octubre 21, 2013 0 Permalink 0

 fotografia-hdr-niebla-13«Cuando nuestras ideas chocan con la realidad, lo que tiene que ser revisado son las ideas».  J.L.Borges

Resulta curioso escuchar día tras día un montón de frases erradas  cargadas de buenas intenciones. Sentencias que afirman dichos populares. Son como las leyendas urbanas que circulan de boca en boca sin un ápice de verdad. En obstetricia y en partos pasa igual. Las escucho y las desmonto una y otra vez, sin resultado aparente, en espera de aclarar comentarios equivocados.

 Quiero mostrarlas con una sola idea; ayudar. Porque a veces, casi siempre, quien sufre las consecuencias es la embarazada.

  • Se me ha pasado la epidural

La epidural es muy efectiva durante la dilatación. El efecto disminuye al llegar el periodo expulsivo, pero la perfusión, la entrada del analgésico a través de ese catéter, tubito, que está pegado a la espalda, continua prácticamente hasta que sale el bebé. El “se me ha pasado la epidural” significa dejar una fase cómoda y adentrase en otra que conlleva esfuerzo, mucho,  y a veces dolor.

  • Como era de noche, me pusieron una inyección para dormir y  pararme el parto.

Si tuviéramos el poder de frenar los partos, no habría bebés prematuros.

Sin embargo, ¿Cuántas veces hemos escuchado y sobre todo escucharemos esa dichosa frasecita? Lo más triste es contemplar a la mujer dolorida, molesta, insomne, rechazando la ayuda, porque sus familiares “desconfían” del personal sanitario. Una ayuda útil que favorece el proceso  y beneficia a la mujer.

A veces ellas, las gestantes, dicen si y sus madres y suegras, lamentablemente, dicen no.

  • En el anterior, me hicieron una cesárea vaginal.

Aún recuerdo el rostro anonadado de la residente de ginecología  cuando escuchó “eso” por primera vez. La mujer insistía muy convincente mientras la doctora ponía los ojos como platos. Es un concepto antiguo que aún se escucha, refiriéndose a una gran episiotomía y un parto instrumental (fórceps o ventosa). La cesárea sólo se hace a nivel de abdomen.

  • ¡10 centímetros! ¿No podía dejarlo en 6 o 7?

 Los centímetros necesarios para el parto, dependen del  peso del  bebé. No es una decisión de la matrona.

  • Quiero un parto natural con epidural

Ambas son excluyentes, no van cogidos de la mano, nunca. Sería como decir; quiero correr el maratón conduciendo un coche. Una cándida petición que escucho cada vez más.

  • Mi madre acabo en cesárea, seguro que yo también. Es de familia.

El desenlace obstétrico de un embarazo, parto vaginal o no parto vaginal,  no se hereda de madres a hijas. Aunque al final, la hija terminara en cesárea y nos dijera: ve, se lo he dicho.  No es un factor a tener en cuenta.

He traído los dichos  más habituales. Ojalá que esta entrada,  pueda ayudar a las mujeres a decidir por ellas mismas, al margen de la “obstetricia popular”.

Paginas útiles

Autor Lunes, octubre 14, 2013 0 Permalink 0

Os presento una información que puede resultar muy útil  a nivel profesional o personal. 

E-LACTANCIA.ORG

http://www.e-lactancia.org/

paracetamol

Paracetamol y lactancia

    Una de las mejores Web de lactancia materna. Creada en 2003 por el servicio de Peditría del Dr. Paricio en el Hospital Marina Alta, Denia ( Alicante). Este  hospital tiene el honor de contar con la acreditación de HOSPITAL  AMIGO DE LOS NIÑOS (IHAN) OMS/UNICEF. Su página está en español e Inglés.

  • Es una web muy práctica para consultar sobre compatibilidad de la lactancia con medicamentos y otros productos. Así cómo bibliografía relacionada con el tema. Ofrece un desplegable con una información muy completa: producto, riesgo de lactancia, alternativa y comentario.
  • Por ejemplo: accederíamos a la web y en la sección productos pondríamos Paracetamol. Pinchamos y nos muestra esta pantalla con toda la información necesaria.
  • De igual forma se pueden consultar plantas medicinales (manzanilla, poleo, té, anís…) y ver el grado de confianza y seguridad.
  • También cuenta con una dirección de correo  para que enviar dudas o sugerencias que son contestadas en un par de días como máximo.

El servicio de información telefónica sobre teratógenos para profesionales y población en general, se haya alojado en la web del Ministerio de Sanidad. Quería poner la dirección pero algunas de sus páginas están reestructurándose y por ello no he podido mandaros el enlace o el email de contacto.

  1. SERVICIO DE INFORMACIÓN TELEFÓNICO SOBRE TERATÓGENOS EN ESPAÑOL (SITTE)  Dirigido a profesionales de la salud. Informan  sobre fármacos y malformaciones congénitas.

Teléfono: 91 822 24 35

Horario: de 9 a 15 horas, de lunes a viernes.

  1. SERVICIO DE INFORMACIÓN TELEFÓNICO PARA LA EMBARAZADA (SITE) Informan sobre factores de riesgo para el desarrollo prenatal.

Teléfono: 91 822 24 36

Horario: de 9 a 15 horas, de lunes a viernes.

Se puede consultar sobre:

  • Edades de los futuros padres.
  • Profesiones maternas.
  • Contacto con animales domésticos.
  • Consumo de substancias tales como alcohol, tabaco y otras drogas.
  • Información general sobre factores de riesgo y medidas preventivas para defectos congénitos.
  • Pruebas de diagnóstico prenatal.

Se ofrece a:

  • A las parejas que desean planificar un embarazo.
  • A las mujeres embarazadas y sus parejas.
  • A la población general.

Ambas direcciones  funcionan perfectamente y resultan de gran utilidad. Comprobarlo por vosotros mismos, seguro que os gustaran.