El vínculo afectivo con el bebé o Amor a primera vista

Autor Martes, octubre 21, 2014 0 Permalink 0

 

Vínculo-Madre-e-Hijo

 

Cuando entré en la habitación, Laura con los brazos cruzados, miraba a su hijo, durmiendo en la cuna. No siento lo que se supone debo sentir, dijo con los ojos húmedos. Lo veo así, tan vulnerable, tan chiquitito, tan frágil y sólo pienso en cómo puedo protegerle, nada más. ¿Por qué no siento ese cariño que otras madres dicen sentir? Es lo que llaman vinculo con el bebé o amor a primera vista.

Laura había tenido a su hijo tras un parto complicado que acabó en cesárea. Es frecuente que tras situaciones difíciles esa conexión entre el bebé y su madre se demore unos días e incluso semanas. A veces, el cansancio y la inseguridad cubren las emociones como una pesada tapa de cristal. Porque ese vínculo aterciopelado con el hijo no es un sentimiento instantáneo ni mucho menos automático.

La voz del pediatra Carlos González

Autor Martes, julio 8, 2014 4 Permalink 0

 

gonzalez--647x320

La sabiduría es mejor que el ingenio y, a la larga, sin duda, tendrá la risa de su lado.  Jane Austen

 

  • ¿Cuál cree que debe ser el papel del padre en la lactancia y en la crianza?

¿Y cuál ha de ser el papel de la madre? Nunca me lo ha preguntado nadie. Y en cambio, muchas veces me han preguntado por el papel del padre. Mosquea un poco. ¿Qué pasa, que las madres tienen libertad y capacidad para decidir lo que hacen, pero los padres somos tan tontos que nos hemos de ceñir a un papel? Que cada padre haga lo que crea conveniente.

  • Lo normal en la especie humana es hacer caso de nuestro bebé: cuando llora, cogerlo en brazos; si se despierta, consolarlo.
  • Estoy convencido de que no se necesitan libros para criar a un niño.
  •  No decirle muchas veces te quiero, porque no lo entiende, hay que demostrárselo: abrázale, bésale mucho y hazle sentir que estarías dispuesto a todo por él.
  • Yo dormí con mis padres, y mis padres con sus abuelos. La mayoría de la gente también lo ha hecho, pero le cuesta salir del armario porque está mal visto. Dijo Gabriela Mistral que “Es amargo todo hombre que nunca haya dormido en el regazo de su  madre”. 
  • ¿Qué aporta la leche materna a los niños después de los dos años?

Pues lo mismo que antes: proteínas, lípidos, lactosa, vitaminas, calcio, inmunoglobulinas, hormonas, enzimas… cientos de ingredientes.

  • Conciliar la vida familiar y laboral quiere decir, debería querer decir, “hacer las dos cosas a la vez”. Como la madre africana que trabaja la tierra o vende en el mercado con su hijo a la espalda. Como nuestros bisabuelos, que ayudaban a sus padres en el campo o en el taller desde la infancia. Pero en nuestra sociedad hemos separado completamente la vida familiar y la laboral, no permitimos que los bebés ni los niños mayores entren en fábricas y oficinas. La guardería no es una medida de conciliación, sino la consecuencia de esa falta absoluta de conciliación: “deje el niño aquí antes de ir a trabajar”.
  • Hace siglos, un niño y acompañaba y ayudaba a sus padres en sus labores cotidianas, y probablemente aprendía y heredaba su oficio. Hoy no sabemos ni lo que hacen nuestros padres. Mi padre trabajó para pagarme la universidad, pero yo jamás pisé la oficina en que él trabajaba, jamás supe qué hacía él allí durante toda la mañana, jamás me dijo “hazme estas fotocopias, ve al archivo a buscar tales papeles…”, ni siquiera sé si donde él trabajaba había un archivo o una fotocopiadora.
  • Si queremos volver a conciliar trabajo y familia, deberemos cambiar completamente nuestro sistema productivo. Y si no, si optamos por seguir considerándolos inconciliables, pues tendremos que seguir eligiendo: o trabajas, o haces vida familiar.

 

Estos retazos son parte  de una entrevista realizada al Dr. Carlos González. Su lucidez y sensatez desarman. Me ha encantado y por eso quería compartirla con vosotros. Una entrevista cargada de sentido y sensibilidad.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20100331/53900236179/carlos-gonzalez-los-ninos-que-duermen-con-sus-padres-tienen-menos-problemas.html#ixzz2zhG3QUrk

Frans Veldman y la ciencia de la afectividad. Haptonomía

Autor Martes, enero 14, 2014 2 Permalink 0

frans-veldman-embarazo-afectividad

 

Tuve la suerte de conocer a Frans Veldman en Alicante, en un curso sobre psicología del embarazo, parto y postparto. Mil novecientos noventa. Lo recuerdo perfectamente, un señor bajito, de pelo blanco y gesto cálido, que con aspecto entrañable, hablaba del poder curativo del tacto a través de las manos.  Ciencia de la afectividad o  encuentro psico-táctil.

“El derecho incontestable, fundamental y primordial del ser humano es el de la confirmación afectiva de su ser desde su concepción”. FransVeldman

Su mirada bondadosa recorría la sala, apoyando sus manos delgadas, sabias, sobre la madera del atril del orador. Con frases lentas y apasionadas contó orgulloso uno de sus más notables logros; la realización de versiones externas, es decir, conseguir que el bebe que se presenta de nalgas gire su cuerpecito para colocarse de cabeza, guiado por las manos de su madre y del terapeuta.

La haptonomía o la ciencia del afecto  a través del tacto, fue fundada por este médico holandés Frans Veldman, a raíz de sus intensas experiencias en la 2ª Guerra Mundial.

“Me marcaron gestos de humanidad extraordinarios e inolvidables, estos gestos  dejaron en mi interior huellas imborrables que  cambiaron mi vida».

A partir de entonces decidió consagrar su vida al estudio de la ciencia afectiva y emocional. Estructuro el conocimiento  de la capacidad sanadora del afecto sobre las personas y lo mostró al resto del mundo.

El termino haptonomía procede del griego hapsis, que significa “el tacto”. Aristóteles habló del término “hapsis” o “contacto físico” como método efectivo de sanación.

Aquel día él nos cautivo con sus palabras, mostrando a todas las matronas allí reunidas el movimiento vehemente y dulce de sus palmas con sincero entusiasmo. Me sorprendió escucharle hablar con las manos a ese señor nórdico que parecía mediterráneo. Con voz calmada afirmó que  través de su disciplina es posible trabajar traumas de la vida prenatal, el nacimiento y los primeros días de vida.

Recuerdo con qué pasión subía y bajaba el tono de sus palabras; apacible o rápido, luchando por colarse en nuestra estrecha mente científica para convencernos de que el amor no sólo mueve montañas. A veces miraba a la intérprete, y ésta a ratos sonreía ante el despliegue emocionado del profesor.

Su afán era mostrarnos que a través de este contacto afectivo o haptonómico, el bebé siente a nivel intraútero el afecto y la ternura de sus padres. Responde a sus caricias y juega con ellos.

El experto o terapeuta haptonómico es el que muestra a los padres los movimientos y gestos que deben hacerse con las manos para establecer comunicación con el bebé. En casa, la madre y el padre deben replicar estos pases suaves para obtener una respuesta de su hijo desde el vientre materno.

“El acercamiento humano haptonómico que se ha desarrollado sobre este fondo y que se manifiesta mediante una comunicación táctil característica, muy específica, genera un movimiento del alma benéfico”. F. Veldman

También habló de lo útil que resulta para la madre practicar estos movimientos durante el parto. Dichas caricias calman a la mujer y guían al bebe en su salida al mundo exterior.

Han pasado muchos años y esta forma de terapia o acompañamiento sigue siendo desconocida en los ámbitos obstétricos. Compañeros y ginecólogos  la contemplan como una dudosa e ingenua alternativa de ayuda.

Al final de su charla, nos miró detenidamente, levantado la vista de sus papeles para decirnos lo que todos sabíamos. Esté método no se apoya en estudios científicos, es una experiencia personal y subjetiva que algunas gentes consideran  pseudociencia. Su certeza era que funcionaba, su enseñanza, animarnos a probar.  Ahí estaban y están sus testimonios. El resto, la etiqueta, poco podía importar.

http://www.haptonomia.es/es/intro.php?mod=page&id=25

http://www.haptonomie.org/fr/

Dejarlo llorar, que no se acostumbre a los brazos

Autor Jueves, septiembre 5, 2013 0 Permalink 0

“Un bebé solo, eso no existe; existe el bebé y alguien más”   D.W.Winnicott

Vinculo-afectivo-abrazosAdemás del alimento y el calor, un recién nacido necesita  amor, cariño, protección. Y esto solo lo dan los brazos, el contacto piel con piel, el tacto, las manos, las caricias, los besos, la cercanía humana.

Antiguamente se dejaba llorar a los bebes para expandir sus pulmones. Frase que aún hoy podemos oir. Por otro lado  algunas personas creen que hay dejarlos llorar para hacerlos fuertes, curtirlos para que no se acostumbren a los brazos.

Es importante saber que la regulación emocional de un bebe la realiza a través de su madre, de los cuidadores y la cercanía corporal atenta los requisitos del pequeño.

Los bebes que son llevados en brazos, no lloran. Madres africanas, vietnamitas, sudamericanas…portan a sus bebes con ellas. Ellos crecen en sintonía afectiva por qué la madre responde instintivamente a las necesidades del bebe, desarrollando lo que se conoce como apego seguro. Llevar a tu bebé pegado a ti es una sensación maravillosa.

Los pequeños  lloran como respuesta a la angustia de la separación. Sólo hay que tomarlos para ver cómo se calman. Se ha visto que los bebes que se encuentran en cunas lloran diez veces más que los que se encuentran en contacto con su madre.

Por otro lado los padres que cogen a sus hijos en brazos desoyendo los consejos de amigos y familiares se sienten frustrados. Sin razón. Lo viven como una pequeña derrota personal,  un signo de debilidad frente a sus retoños. En ocasiones ocultan este hecho  para mostrar una imagen adecuada a los roles que se espera de ellos.

Dejemos que el viento se lleve  estas frases compasivas, bienintencionadas, pobres que van en contra del instinto materno, del instinto básico de protección que hombres y mujeres tenemos.

https://redcanguro.wordpress.com/2009/05/24/portemos-a-nuestros-bebes/